La ruta del tercer puente es la obra que no tiene fin

Lleva cuatro meses sin avanzar. Debía estar lista para fin de año.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar

NEUQUÉN
La banquina reseca arde y el asfalto brilla en silencio. Al llegar al cañadón, tres hileras de pilotes custodian la obra inconclusa. Hay bloques de hormigón y hierros apilados a uno y otro lado. Ningún auto circula por allí y ninguno lo hará en muchos meses. La construcción de la nueva ruta que pasa por el tercer puente está abandonada.

Los cinco kilómetros de ruta cumplieron ya ocho años en construcción. Se trata de un triste récord para la región.
Desde agosto de este año, no hay máquinas ni obreros en la obra. Tampoco una fecha clara de inauguración. La última estimación oficial indica que se haría "a mediados de 2016", sin más precisiones.

Los cinco kilómetros de ruta cumplieron ya ocho años en construcción, un triste récord para la región. La terminación de los trabajos depende del Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi), con sede en Buenos Aires. Es una de las últimas inversiones que hará el organismo con presupuesto propio, antes de fundirse con Vialidad Nacional. La obra fue concesionada a la UTE Luciano-CN Sapag en 2007 y fue avanzando a medida que se depositaban los fondos.

Hoy está casi todo asfaltado, desde Cipolletti a Parque Industrial. De lo que queda pendiente, lo más importante es el cruce elevado de la Ruta 7 y la rotonda de unión con la Ruta 151, del lado rionegrino.

Pedro Nolasco Fuentes vive a pocos metros de la obra suspendida. Desde la ventana del desayuno, observa todos los días los pilotes junto a la Ruta 7. "La obra se paró y hace cuatro meses más o menos que no hay ningún movimiento; dejaron sin terminar la alcantarilla porque decían que no había dinero", comentó.

El conocía a los obreros por "hacerles gauchadas" de que dejen las máquinas en ese lugar o alguna otra cosa y, de un día para otro, no los vio más. "Vinieron después a sacar unos hierros que dejaron acá y nada; así que algún problema económico hubo", especuló.

Víctor Rivero, el delegado neuquino de Vialidad Nacional, confirmó que la obra "está paralizada".

Aclaró que "algunas tareas se deben estar haciendo, pero está mayoritariamente sin movimiento".

Ratificó que no se podrá cumplir con el corte de cintas a fin de año, como él mismo había anunciado en abril. Dijo que no está al tanto de los problemas de la obra porque depende del Occovi. "La última fecha que tenemos es mediados de 2016 y no tenemos más datos", confió.

Lo que queda para concluir se mide en pesos: son tramos muy cortos, pero los más caros. Mientras se resuelve este último obstáculo, la ruta seguirá su rutina de letargo y lento deterioro.

CIFRA
18 meses de plazo original
se preveían para terminar la obra que se adjudicó a una UTE entre Luciano SA y CN Sapag. Pasaron más de 8 años y todavía no se terminó. Miles de conductores podrían utilizarla para aprovechar, también, el vínculo con la Autovía Norte, que se extiende hacia Plottier.

Testimonios
De las chacras de antaño al asfalto

Los chacareros vecinos del tercer puente miran la construcción de la nueva ruta con desconfianza. Muchos debieron ceder parte de sus tierras para la obra y temen perder el resto del cultivo cuando los autos y camiones empiecen a pasar. Miguel Coliñir lleva 20 años como cuidador en la chacra más próxima al puente. Vive de espaldas a la ruta en todos los sentidos. Explica que "cuando acá estaban en plena producción, era una de las mejores chacras, la mejor; la tenían alquilada a Moño Azul, y esas fuentes de trabajo se perdieron". "Los dueños no la alquilaron más, la abandonaron y empezaron a desmontar. Antes venían 50 personas a la cosecha, a algunos les pagaron una indemnización de 25 años", relató. La ruta partió la chacra a la mitad, de modo que difícilmente vuelva a producir.

Pero ese brusco cambio fue apenas el comienzo de lo que traerá el asfalto. Para Miguel, será un progreso forzoso. "Acá tengo tranquilidad con mi hijo y mis nietos, por eso no me gustaría que loteen", confió.

Silvia es dueña de otra de las chacras atravesadas por la ruta. Cultiva manzanas en un par de hectáreas del lado cipoleño. En su caso, relató, "nos pasaron por arriba hace 5 o 6 años. Vinieron de Buenos Aires, tasaron y nos dijeron: aceptás o hacés juicio, así de sencillo". Ella accedió al igual que sus vecinos: "No había otra", razonó.

No la terminaron y planean ampliarla

NEUQUÉN
Víctor Rivero, jefe de la delegación neuquina de Vialidad, informó que proyectan ensanchar la ruta que conecta Cipolletti con el Parque Industrial, a través del tercer puente. Es que originalmente se habían planeado cuatro carriles y se hicieron dos, que no alcanzarán a absorber el intenso tránsito.

"La idea es transformar en autovía ese tramo, que hoy es una ruta común de uno más uno. Estamos haciendo el proyecto para la licitación, y los fondos para esta ampliación ya están en el presupuesto", comentó.

Cuando se proyectó el tercer puente, hace 20 años, se indicó que iba a ser de cuatro carriles. Luego, la concesionaria del peaje, Caminos del Valle, hizo un cruce sobre el río de sólo dos manos y dejó pendiente el camino para conectarlo con las rutas cercanas.

En 2007, Nación resolvió construir la conexión con fondos propios y lo proyectó con dos carriles, igual que el puente. Ese tramo sigue en ejecución.

Ahora, según manifestó Rivero, harán una segunda obra para ensanchar la ruta inconclusa y hacer finalmente lo que se anunció en 1997.

Un trayecto que utilizan mucho los motociclistas

NEUQUÉN
Aunque no está habilitada, muchos motociclistas usan la ruta del Cañadón de las Cabras para cruzar a Cipolletti. Ingresan por una precaria callecita de tierra que hay a un lado de la Ruta 7.

Los que viven junto a la ruta los ven pasar todos los días y ya se acostumbraron. La mayoría son obreros y los delata el horario en el que circulan.

El tránsito de motos es intenso entre las 6 y las 7, así como a última hora de la tarde, cuando se pone el sol, cuando regresan después de la jornada laboral.

Los autos también podrían circular por el cruce, pero lo impiden dos barreras de tierra que puso la firma constructora. Se trata de una suerte de piquete improvisado para que nadie inaugure la ruta antes de tiempo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído