La señora de los perros sumó manos que ayudan

Protectoras colaboraron con Delia tras un incendio.

Sofía Sandoval
ssandoval@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- Ya no quedan ni cenizas de lo que fueron la casa de Delia y el refugio para sus animales. Ayer por la mañana, unas máquinas de la Municipalidad se encargaron de levantar los restos de la casilla de madera que se incendió, así como los cuerpos calcinados de seis perros y tres gatos que estaban encerrados y no pudieron escapar de las llamas.
Delia perdió todo. Aunque no tenga ropa ni muebles, lo que más le duele es la muerte de los nueve animales que había rescatado de la calle y que mantenía con su jubilación. Lo único que le queda ahora es su pasión por las mascotas y el compañerismo de otras proteccionistas de perros y gatos, que con presteza organizaron una campaña para ayudarla.

El día posterior al incendio, Patricia, Gabriela y Alejandra acompañaron a la jubilada a su terreno para ocuparse de los 16 perros que sobrevivieron al siniestro. Los canes se agolparon contra el alambre tejido para darle la bienvenida a su dueña con la cola en movimiento.

Donar: Para colaborar con Delia y sus perros sobrevivientes, llamar al 155088813 y preguntar por Marta o Claudio.

"Les llevamos alimento y tachos con agua y Gabriela, que es guardafauna, les inyectó una sustancia para combatir la sarna", explicó Patricia, y aclaró que lo mejor es que los animales se queden en el terreno, a pesar de la ausencia de su dueña, "porque ese es su lugar".

Sin embargo, el apoyo de las proteccionistas no se limita sólo al bienestar de los perros y gatos. "Hicimos una campaña para juntar ropa y calzado para ella, y una de mis compañeras le ofreció su casa para que se quede hasta que consiga otro lugar", indicó Patricia.

Las proteccionistas aún tienen mucho por hacer. Recolectan ropa y calzado número 36 para Delia, y a eso sumaron el pedido de cuchas y nylons para resguardar a los animales del viento y la lluvia. Además, juntan fondos para llevar a uno de los perros de la mujer a la veterinaria para que sea tratado por un tumor que le afectó una pata trasera.

Delia no tiene familiares en Neuquén, por lo que el apoyo de otras mujeres amantes de los animales fue fundamental para sobrellevar el momento de angustia que vivió tras la pérdida de sus perros y gatos. "Ella sufre mucho por ellos", dijo Patricia. Por eso, además de donaciones, requirió la contención de personas que comparten el mismo amor.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído