Las historias de Mirta y Graciela, dos enfermeras muy cancheras

Así duele menos. Se encargan de auxiliar a los jugadores de Sapere y Unión Vecinal, en la Liga. "La satisfacción nuestra es el alivio del otro", aseguran. Hay otras como ellas en cada club.

Martín Gamero - deportes@lmneuquen.com.ar

Tienen, por oficio y vocación, que asistir a heridos o lesionados dentro de las canchas de la Liga de Fútbol del Neuquén. En particular cuando hacen de local Sapere y Unión Vecinal.

Te puede interesar...

Mirta Querci es enfermera hace más de una década del club Unión Vecinal, ubicado en el barrio Valentina Norte. “Hace aproximadamente 11 años que estoy en el Verde. Elegí ser enfermera porque, en primera instancia, era una salida laboral rápida, y con el tiempo le tomé mucho cariño”.

Mirta, además, trabaja hace 32 años en el hospital Castro Rendón, en el área de terapia pediátrica.

Graciela Díaz, por su parte, comenzó hace dos años a trabajar en Sapere y hace más de tres que se desempeña en internaciones domiciliarias. “El ser enfermera es un sentimiento que tenía desde pequeña. Una vocación que venía en mi ser desde antes por amor hacia el otro. La satisfacción nuestra es el alivio del otro”, lanza la frase ejemplar.

“El ser enfermera es un sentimiento que tenía desde pequeña. el alivio del otro es nuestra alegría”, dijo Graciela Díaz enfermera de Sapere

Cada una se acercó al fútbol de manera diferente. “Al principio no tenía idea de cómo se laburaba en el deporte pero fui aprendiendo todos los fines de semana. Gracias a que trabajamos en equipo, me fueron guiando”, asegura Mirta, fana de River y del Verde de Vecinal, en el que ya es una institución dentro de otra.

“En décima, un chiquito tuvo doble fractura de cúbito radial y me decía ‘Mirta, no duele, tranquila”, dijo Mirta Querci, enfermera de Unión Vecinal

“El amor que mi papá tiene por el fútbol me llevó a querer ser parte de un equipo. Desde la cuna lo amo porque gracias al deporte, muchos niños y adolescentes aprenden a forjarse como personas aplicadas cuidando su salud”, explica Graciela, hincha de Boca y de Sapere por la pasión de los chicos funebreros.

Existe un protocolo a la hora de trabajar junto a las ambulancias en caso de una emergencia, y así lo contó la enfermera de Sapere. “En primera instancia observo el cuadro del jugador, dependiendo la lesión en el momento (evaluación rápida), clasificando la gravedad, para saber si es necesario el llamado a la ambulancia. Si la lesión es leve, se activa el traslado pasivo con aviso previo al nosocomio más cercano al lugar. En caso de una lesión grave, se llama a emergencias (107) dando aviso del tipo de urgencia, para su arribo al club de forma rápida y su posterior atención con otros profesionales”, detalla con precisión.

Es vital la tarea que desempeñan ambas en sus clubes. Más vale prevenir que curar.

Los casos más dramáticos

Las lesiones típicas en un partido de fútbol son los golpes (traumatismo), los esguinces y las fracturas Pero tanto Mirta como Graciela recuerdan las peores que les tocó vivir. “En décima, hace un par de años, doble fractura de cúbito radial en un chiquito que me decía ‘Mirta, no me duele, tranquila’.

“Recuerdo dos. Una fractura de clavícula este año y, en 2018, una descompensación por traumatismo”, rememora los casos más tristes Graciela, dueña de un gran carisma y mucha simpatía.

En relación con el machismo existente en el fútbol, ambas aseguran no haber tenido problemas. “No he tenido inconvenientes. Algunos a veces se enojan pero se tranquilizan enseguida”, asegura Mirta mientras que Graciela destaca: “A mí me han tratado siempre con respeto. Hasta ahora no tengo ninguna queja de mi parte hacia ellos. Creo que estamos en una época donde el machismo ha mermado”.

Ellas con sus ambos verdes o chaquetas de enfermera, botiquines y pantalones deportivos, están a un costado del verde césped siempre atentas para cuidar, cada fin de semana, a los diferentes futbolistas de Lifune.

Son las que contienen y calman el dolor ajeno. En la región, por suerte, hay enfermeras cancheras como Mirta y Grace.

11 años lleva trabajando Mirta en Unión Vecinal

La mujer es muy querida en la entidad del barrio Valentina norte. Hincha de River y del Verde, trabajó con muchos de los buenos jugadores que pasaron por esa entidad.

2 años de graciela Díaz en el Funebrero

en poco tiempo se ganó el respeto y el cariño de dirigentes, jugadores e hinchas. Seguidora de Boca y de Sapere, también se desempeña en internaciones domiciliarias.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído