Las polémicas liberaciones desatan la ira y el debate

Familiares de víctimas exigen a la Justicia que los agresores estén presos.

Neuquén.- Un hijo con muerte cerebral por un facazo que recibió en San Martín de los Andes, una madre asesinada de 15 puñaladas por su ex marido en Picún Leufú, un hombre que murió desangrado en su casa tras recibir una puñalada son los últimos casos que conmocionaron a Neuquén.

Todas estas son historias trágicas que ocurrieron durante los últimos días en diferentes puntos de la provincia y que tienen en común que las personas acusadas de haber cometido los hechos no quedaron presas.

Ese es el reclamo de los familiares de las víctimas y uno de los grandes debates que se lleva adelante ante la Comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia de la Legislatura: la modificación del artículo 114 sobre la prisión preventiva.

“Ese hombre es un peligro para la sociedad” fue la frase que manifestó Mayra, la hija de Sandra Merino, en referencia a Gonzalo Alarcón Medina acusado por el crimen ocurrido el 6 de julio en Picún Leufú.

Los proyectos que buscan modificaciones en la aplicación de la preventiva prevén la integridad de la víctima y de su familia.

Un Tribunal de Impugnación decidió revocar la prisión preventiva de tres meses que le fue dictada a Medina e imponerle una presentación semanal en la comisaría de Picún Leufú.

“A nosotros nada ni nadie nos garantiza que él no se vaya a acercar al nene o que no nos vaya a hacer algo”, manifestaron los hijos de Merino en relación con el pequeño de tres años que tiene en común con la víctima.

Por otra parte, Paola, la cuñada del hombre que se desangró en su casa de Los Hornitos tras ser apuñalado, reclamó que el presunto asesino vaya preso.

Un tribunal decidió levantar la prisión preventiva de cuatro meses que le habían fijado al joven apodado “el Polaquito” y, en cambio, le exigió que se presente dos veces a la semana ante fiscalía y que quede bajo el cuidado de una institución, por su problema de adicción a las drogas.

En el caso de San Martín de los Andes, Daniel Faulkner recibió una puñalada que le afectó varios órganos y lo dejó con parálisis cerebral. El agresor estuvo dos días detenido y actualmente tiene prisión domiciliaria.

“La verdad no sirve de nada porque él sale igual. Varios vecinos lo vieron”, dijo indignada Mónica Lagos, mamá de la víctima.

Art. 114º Prisión preventiva

La Comisión de Asuntos Constitucionales y Justicia de la Legislatura está tratando tres proyectos de ley impulsados, tanto por el Ejecutivo, como por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), para introducir modificaciones, ajustes o pautas orientativas para este artículo del Código Procesal Penal, que trata sobre las preventivas en función de la “paz social”. Ya expusieron el vocal del TSJ, Alfredo Elosú Larumbe, el defensor general, Ricardo Cancela, y el fiscal general, José Gerez.

La polémica arrancó con el nuevo Código

Uno de los casos que hizo explotar el debate por las prisiones preventivas y sus plazos fue el que involucró, en 2014, a Gerardo Fuentes. El joven estaba acusado de matar al taxista Rogelio San Miguel durante un robo, y por eso cumplía una prisión preventiva.

Cuando venció el plazo, fue liberado y al poco tiempo, en otro intento de robo, apuñaló a un fletero de Confluencia, que se salvó de milagro. Otro de los casos que desde el minuto uno de la implementación del Código Procesal Penal provocó polémica fue el del joven que golpeó y abusó de una anciana en Centenario.

“Se interpretan las leyes pero sin contemplar a las víctimas de delito”

María Paz Jadra. Miembro de la Asociación de Lucha Contra la Impunidad (ALCI)

La revictimización de las familias que sufrimos hechos delictivos es un proceso doloroso al cual nunca nos acostumbramos. No sólo sufrimos el flagelo de la inseguridad por perder a un familiar o por el daño irreparable que le ocasionan, sino que también sufrimos cada vez que recordamos que el acusado, a pesar de los testigos y de las pruebas en su contra, está libre. Vivimos con el temor de cruzarnos con él, vemos cómo amenaza a testigos y cómo continúa haciendo daño a la sociedad con sus conductas delictivas.

Como principales receptores de este gran daño social, nos cansamos de las estadísticas, de los discursos demagógicos, de las sentencias garantistas y de la interpretación de las leyes sin contemplar a la víctima. Compartimos que se necesitan políticas que aborden las causas del delito para poder evitarlo, pero también debemos abordarlo una vez que ocurre, cuando una persona es convertida en víctima y es maltratada mil veces por un sistema que hace agua por todas partes. No hablamos de casos aislados ni de una sociedad donde se cometen pocos delitos, al contrario, van en aumento y cada vez son más aberrantes. La modificación del artículo que pone las condiciones para dictar la prisión preventiva significa un gran avance en lo que respecta a los derechos de las víctimas en particular, y a la seguridad y justicia que necesita nuestra sociedad. El dicho “entra por una puerta y sale por otra” es una realidad que duele y genera impotencia, sobre todo cuando te enterás de que a días de que lo dejen en libertad volvió a delinquir, “apretó” a testigos o intimidó a tu familia. Y por eso, nadie te toma la denuncia porque “no hay delito”, dicen. O te enterás de que se fugó, “la dirección que dio no existe”.

Nosotros, como víctimas de homicidas, femicidas y abusadores, necesitamos que se respeten nuestros derechos. La sociedad necesita protección y justicia.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído