El equipo de Ariel Holan, quien fue muy duro con sus dirigidos al término de la tanda de penales, tiene todavía tres caminos posibles para alcanzar ese objetivo primordial para las arcas de la institución en el año próximo.

El más directo de todos y el único que depende de sí mismo es obtener la actual edición del máximo trofeo del continente (juega cuartos ante River) o esperar que San Lorenzo dé la vuelta olímpica con la Sudamericana en la mano para que libere su cupo, ya obtenido en la pasada Superliga nacional.

La tercera alternativa es indeseada en una de las mitades de Avellaneda porque implicaría que Boca sume su séptima Libertadores (va ante Cruzeiro en cuartos), igualando al Rey de Copas en cantidad de trofeos de esa misma envergadura, el que más desean los hinchas de todos los equipos de Sudamérica.

Una encrucijada evitable para los simpatizantes si el equipo no se hubiera visto sorprendido.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído