El clima en Neuquén

icon
23° Temp
64% Hum
La Mañana Pachelo

Los audios en los que Pachelo insulta a María Marta y asegura que en su casa guarda un fusil

Esto ocurrió en la quinta jornada del nuevo juicio por el crimen de García Belsunce. Es el tercer juicio que se lleva a cabo por la muerte de la socióloga en el country en 2002.

En la quinta jornada por el tercer juicio del crimen de María Marta García Belsunce, se dieron a conocer una serie de audios, en los cuales el acusado Nicolás Pachelo menciona de una manera denigrante a la socióloga asesinada y asegura que en su casa del country Carmel guarda un fusil.

Las escuchas telefónicas (pertenecen al celular de Pachelo y ordenadas por la Justicia) están ubicadas sobre finales de 2002, cuando recién se conocía que la víctima había sido asesinada y no se trataba de un accidente. Para ese entonces, el vecino del country era uno de los sospechosos.

Te puede interesar...

Los fiscales que llevan adelante la acusación aseguraron que la reproducción de los audios tienen como objetivo demostrar el desprecio que Nicolás Pachelo tenía para con María Marta. En tanto, en otras dos escuchas, el acusado habla de la venta de un fusil y de la autoría de otros robos dentro del country.

Embed

Estas son las conversaciones en cuestión:

Audio 1: Pachelo habla con un conocido llamado Cristian

Cristian: Hola, ¿Nicolás?

Pachelo: ¿Sí?

C: Cristian de Del Viso.

NP: Ahhh, ¿cómo andás?

C: Bien, bien. Che Nico, ¿no te acordás la marca del fusil?

NP: Ahora no estoy en Buenos Aires. No sé si es croata o yugoslavo, de la guerra de Bosnia...O de por ahí, de los quilombos de ahí.

C: ¿Y la forma?

NP: Es todo negro, con culata de plástico negra. Es tres tiros calibre 338. Es una bestia. Tirás a un árbol y lo partís. La mira no es buena. Es chica. Yo la usé el año pasado para ir a cazar jabalíes. Yo mañana te la muestro y la vemos juntos. La tengo allá en el country de Pilar.

C: Ah bueno, mañana la vamos a ver entonces.

NP: Dale, llamame mañana.

Audio 2: Pachelo habla con un periodista

Pachelo: Willy, ¿qué hacés querido? ¿Todo bien?

Willy: Todo bien, vos cómo andás?

NP: Y acá boludo. Acá estamos. Cuando uno es pendejo y se manda cagadas. Después estas cosas... mi vieja me lo dijo siempre, en la vida pesan. Y acá estamos boludo. Me meto en este quilombo con esta vieja conchuda. Ni la conocía ni estaba en el club ni nada. Parece que los fiscales empezaron a investigar a todos los socios del club y el único que tiene un quilombo y un tema abierto por unos cheques que me afanaron soy yo. Aparte salieron dos o tres versiones de que yo con la mina estaba peleado a muerte y no se qué. Es todo mentira.

Embed

La declaración clave de un testigo

Luego de la reproducción de los audios, entró a la sala de audiencias el primero de los testigos. Se trata del empresario Fernando Sansute, vecino de Carmel. Su palabra resulta fundamental para los fiscales porque se trata del dueño de los palos de golf que Nicolas Pachelo robó algún tiempo antes del asesinato.

El testigo contó que, efectivamente, le robaron palos de golf del interior de su casa. Luego explicó que, estando en un drive de golf Costanera, alguien le dijo que sus palos estaban siendo vendidos en el lugar. Cuando fue a consultar, el vendedor le explicó que esos elementos se los había traído una persona llamada “Nicolas Ryan”. Justamente, Ryan es el apellido de la madre de Pachelo, que se quitó la vida en 2003.

Sansute explicó que luego vio las cámaras de seguridad del lugar y pudo corroborar que era Pachelo quien había asistido a Costanera para vender los palos. “Cuando hablé con él para preguntarle, me dijo que a él se los habían dado y luego fue a venderlos pero negó el robo”, afirmó ante el Tribunal N°4.

Al día de hoy, Pachelo mantiene esa postura y niega el robo.

pachelo (1).jpg

Pero Sansute, contó, además, otro dato que para los fiscales es de sumo interés. “Estimo que el robo de mis palos de golf se dio un domingo entre las 17 y las 21″. El día y horario coinciden con el asesinato de María Marta. El testigo dijo también que por esa época había una gran preocupación en Carmel por la presencia de Pachelo, al punto de que le pusieron una custodia personal.

Antes de finalizar su testimonial, el fiscal Andrés Quintana le preguntó si había declarado frente al fiscal original de la causa, Diego Molina Pico. El testigo fue contundente: “Siempre me llamó la atención de que nunca me llamó a declarar. Evidentemente nunca le interesó lo que yo tenía par decir. Recién me llamaron 15 años después. Nunca lo entendí”.

El segundo testigo de esta quinta jornada fue Carlos Villalba, unos de los vigiladores del country Carmel en 2002. Su testimonio resulta relevante para los fiscales, porque era el encargado de vigilar a sol y sombra a Nicolás Pachelo.

maria marta y carrascosa portada.jpg

En el expediente, por diversos testigos, quedó acreditado que, ante las sospechas de robos que había sobre Pachelo en ese año, la dirigencia del country había asignado a un hombre para que informe cada vez que el vecino salía o entraba a su casa. El encargado de realizar ese trabajo fue Vilalba.

“Mi función era vigilar a ‘Romeo y Julieta’, que eran Pachelo y su mujer. Les habíamos puesto esos apodos. Yo tenía que modular cuando se movían. Ese tipo de vigilancia se hacía solo para Pachelo y su mujer”, explicó el ex vigilador ahora devenido en albañil.

Cuando el fiscal Federico González le consultó si sabía porque se le hacía una marca personal, el testigo primero dudó, pero luego afirmó: “Me dijeron que se trataba de un chorro de guante blanco”.

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario