Los jefes de la banda narco Los Monos iban a fugarse

Los guardiacárceles "querían sacárselos de encima" y los trasladaron.

Buenos Aires
Máximo "Guille" Cantero y Emanuel Chamorro, máximos líderes de la banda narcocriminal rosarina Los Monos, fueron trasladados ayer a la cárcel de Ezeiza, en la provincia de Buenos Aires, ante una serie de indicios sobre la posibilidad de una fuga inminente del penal santafesino en el que estaban recluidos. Indicios que, ayer por la tarde, se confirmaron a raíz de una denuncia anónima. "Los Monos tienen todo organizado para la fuga", dijo una voz al 911.

Cantero, de 27 años, y Chamorro, de 26, fueron trasladados por tierra desde el penal de Piñero, situado a unos 20 kilómetros de Rosario, y llegaron alrededor de las 6:30 al penal bonaerense.

Los presos pasaron más de cuatro horas en el interior de la camioneta que los había trasladado antes de ser ingresados al penal, porque debían terminarse los trámites de rigor.

Efectivamente, una serie de acontecimientos parecían presagiar que los dos líderes narco planeaban escapar de prisión, por lo que las autoridades penitenciarias de la provincia pidieron el trasladado a un establecimiento federal de máxima seguridad.

El 31 de diciembre pasado los guardias de la cárcel de Piñero observaron tres vehículos estacionados frente al penal y el sobrevuelo sobre el establecimiento de varios drones.

En tanto, una llamada anónima al 911 recibida la semana pasada alertaba sobre la intención de escapar de Cantero y Chamorro.

El episodio que casi confirmó las sospechas fue el intercambio de disparos ocurrido el sábado pasado con personas que se encontraban en la parte perimetral posterior del penal.

Franco Yrure, abogado de los detenidos, calificó este miércoles las denuncias de intención de fuga como una "puesta en escena" del Servicio Penitenciario de Santa Fe, cuyas autoridades, consideró en declaraciones publicadas por el diario rosarino La Capital, estaban "desesperadas por sacárselos de encima".

El traslado se produjo al día siguiente de la muerte de Elizabeth Cantero, media hermana de "Guille", a causa de los golpes recibidos en la cárcel de mujeres, donde se hallaba recluida como acusada de violencia doméstica a manos de otras internas.

La mujer de 34 años, que estaba detenida desde diciembre pasado como acusada de actos violentos contra sus pequeñas hijas de once meses y tres años de edad, habría sido atacada luego de haber golpeado al bebé de otra interna.

La casa de la madre de esa interna, ubicada en Pasaje Lejarza al 445 de Rosario, fue baleada ayer de madrugada por un grupo de sujetos, en lo que se especula fue una primera represalia por la muerte de Elizabeth Cantero.

El 28 de diciembre el juez federal Marcelo Bailaque procesó por narcotráfico a 23 integrantes de la banda Los Monos y dispuso que tanto Guille como Emanuel Chamorro fuesen trasladados a un penal federal.

Guille es hermano de Pablo "Pájaro" Cantero, anterior líder de la banda, cuyo asesinato, el 26 de marzo de 2013, marcó el comienzo de una venganza que se tradujo en una cadena de crímenes y atentados.



Máxima seguridad
Ezeiza, la cárcel de los narcos pesados

El penal de Ezeiza, una prisión federal de máxima seguridad en la provincia de Buenos Aires, va a rumbo a convertirse lisa y llanamente en una auténtico depósito de narcos. No sólo fueron a parar allí las dos cabezas de la narcobanda de Los Monos, sino que están también los protagonistas de la fuga que mantuvo en vilo al país durante 15 días: los hermanos Lanatta y su secuaz Víctor Schillaci. Y conviven en ese predio además con Mario Segovia, llamado el Rey de la Efedrina, y el narco más reputado después del Chapo mexicano, Henry López de Jesús Londoño, alias Mi Sangre.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído