Los neuquinos ya aprenden a comprar sólo lo necesario

La inflación cambió los hábitos de consumo en los supermercados.

Mariel Retegui
reteguim@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- A medida que los precios de la canasta familiar suben, los neuquinos se las ingenian para reponer la mercadería. Algunos hasta saben de memoria los días de ofertas en los hipermercados y otros optan por comprar directo al productor.

El cambio de hábito para amortiguar el gasto en el consumo ya no pasa por elegir segundas o terceras marcas de los productos, sino por adquirir sólo lo indispensable.

Con bolsas reciclables en ambas manos, Silvia salió de un hipermercado al que fue por las ofertas de vidriera. "A veces te engañan y tenés que mirar bien los tickets. A mí, los aumentos me cambiaron. Gasto unos 3 mil pesos por mes", comenta.

Mirar ofertas y buscar precios. Con la crisis nadie compra en exceso para llegar bien a fin de mes.

A Carlos Fernández y su esposa la inflación también les cambió los planes. Ahora suelen recorrer los diferentes merados en busca de precios bajos. "Antes no me daba cuenta que por el marketing comprábamos productos que no eran necesario. Ahora aprendimos a comprar sólo lo justo", señalan.
Angélica y Nicolás salen con un carrito de otra sucursal de una cadena grande de un híper. "Compro la misma marca de pañales y trato de hacer lo mismo con el resto de la mercadería. Pero está todo muy caro. Lo que nos ayuda es la tarjeta de crédito", admite Angélica, mientras guarda la compra de unos mil pesos en el portaequipajes de un taxi. Nicolás, su esposo, agrega: "No hay mucha diferencia entre mercados. Y la carne ya no se puede comprar como antes".

"En limpieza encuentro productos baratos en este supermercado. Hay diferencias de precios si vas a distintos barrios". Carmen Arias. Vecina del barrio San Lorenzo

"Antes comprábamos porque sí, para tener la heladera llena por si venían visitas. Ahora sobran los estantes". Carlos Fernández. Vecino que compró en un súper

"En el supermercado compro las ofertas, como arroz o fideos, y en los mercaditos del barrio lo que necesito para el día". Carina Vargas. Vecina en la playa de un híper

La calidad, una clave


Los pequeños comerciantes tienen todo un desafío, y es vender calidad. Según cuenta Alexis, un verdulero del barrio Cumelén, cada vez que limpia y selecciona la mercadería, pierde gran parte de ella sólo para satisfacer la demanda de la clientela. "Preferimos que se lleven buenos productos, la gente lo valora", asegura.

Julio tiene una carnicería cerca de la calle Catriel y explica que sigue vendiendo asado. Pero con los últimos aumentos admite que bajó la demanda de pulpa.

"Tengo clientes que vienen desde lejos, del barrio Gran Neuquén, a comprar caracú porque lo tengo barato, a 15 pesos menos que en su propio barrio", confiesa.

Con más astucia que resignación, los neuquinos admiten estar más atentos a los catálogos y a las promociones sin dejar, por ahora, de comprar lo necesario.

A los súper chinos la crisis les llegó fuerte

Según un informe, los precios promedio de los alimentos, bebidas, artículos de higiene personal y de limpieza aumentaron hasta 38,2% entre noviembre y febrero, y el consumo se desplomó un 24%, en medio de un notable cambio de hábitos en los argentinos.

Así lo indicó un relevamiento realizado por el Instituto de Estudios de Consumo Masivo (Indecom), que preside Miguel Ángel Calvete, quien es director de la Federación de Supermercados y Asociaciones Chinas (Fesach).

Los productos que más aumentaron son los de primera necesidad, como los lácteos, panificados y carnes. También fueron, en general, los que menos se consumieron en este periodo.
La estampida inflacionaria generó también "cambios notorios en los hábitos de consumo" de los argentinos, según el relevamiento realizado en Neuquén entre el 1 de noviembre de 2015 y el 29 de febrero de 2016 inclusive.

De acuerdo con la información que recoge Noticias Argentinas, los cambios se dieron en los cortes de carnes. Se reemplazó el peceto por la falda, la milanesa de peceto o bola de lomo por cuadrada, creció el consumo de churrasco de paleta en detrimento de los bifes con hueso, y se duplicó el consumo de carne picada.

Se evaluó el movimiento de precios y los volúmenes de venta de 253 productos de la canasta básica, incluyendo alimentos, bebidas, higiene personal y artículos de limpieza, en unos 653 puntos de venta entre almacenes, hipermercados y autoservicios chinos.

Denuncias en tiempo real

El gobierno nacional creó el Sistema Electrónico de Publicidad de Precios Argentinos (SEPA), una plataforma digital en la que los consumidores podrán conocer los valores de los artículos que se venden en todos los comercios. Todos los hipermercados deberán incorporar el sistema.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído