Marcos Rojo: de los memes a héroe argento

La oportunidad de gol pasó por Pavón desbordando por la banda derecha. Ya había tenido su chance Higuaín, pero otra vez no le acertó al arco. Se vieron mil pelotas cruzadas de Banega, y Sampaoli se había jugado la última ficha con el ingreso del Kun Agüero. El empate haría llorar a los 40 millones de argentinos. ¿Quién escribiría la historia de lo que pudo haber sido? ¿Cuántas cosas se habrían dicho? Hasta que apareció Rojo.

Ni de cabeza, ni de rebote como en el 2014 contra el mismo rival, ni a los empujones. Marcos Rojo y de volea. Rojo de volea y con la derecha. Con su pierna menos hábil. Sí, para que se quemen todos los papeles. Para que la lógica nuevamente se haga un bollo y vaya a parar al tacho de basura.

“Lo necesitábamos muchísimo. Estamos más fuertes que nunca. Ahora empieza la Copa para nosotros. Se me pasaron muchas cosas por la cabeza: les dije a los chicos el otro día que iba a hacer un gol, se lo dije a Enzo y a Mercado, lo sabía. Se lo dedico a mi familia, a mis padres y a mi hija que estaba en la cancha”, se descargó Rojo. Con la sonrisa de oreja a oreja.

Embed

Rojo es el meme que se recicla. El que sufrió la rotura de ligamentos y se recuperó días antes de que Sampaoli diera la lista de 23 citados. Es Rojo el que falló en la primera jugada del Mundial (un pase corto de Willy Caballero) y casi genera el 1-0 de Islandia.

Rojo es al mismo tiempo el que intentó un tiro al arco y asistió sin querer al Kun Agüero en el primer gol de Argentina en Rusia. Y ahora Rojo es el que queda abajo en el festejo. Porque es Messi el que se le trepa a caballito.

La fórmula parece impensada, Mercado se proyectó por derecha y mandó el envío aéreo al segundo palo para que Marcos cambiara la historia. Como si estuvieran jugando en el Estudiantes de Sabella.

El héroe menos pensado dijo que sabía que iba a hacer un gol. Quizá porque hace cuatro años, en Porto Alegre, también aportó un grito en un triunfo ante Nigeria, en el Mundial 2014. En esa Copa, Rojo ya había sido noticia por despejar una pelota del área de rabona.

El fútbol no deja de evadir la lógica. Les da un correctivo a todos los análisis destructores que inundaron la previa de un partido cargado de morbo. Fue el desahogo de 40 millones de argentinos.

Contra Nigeria no se pone Rojo

Marcos Rojo ya había anotado en el anterior Mundial, Brasil 2014, precisamente ante Nigeria y su gol también sirvió para dar la victoria a Argentina (2-3). Casualmente las Águilas Verdes también fueron rivales de la Albiceleste en la tercera fecha del Mundial.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído