Martin Bossi: "Me da miedo que a la gente no le interese escucharme"

Iluminado. El nuevo capocómico del país ahora es una de las figuras de El Host, la apuesta de la señal Fox que debuta el miércoles.

POR PAULA BISTAGNINO / Especial

Luego de liderar la temporada de verano, acaba de debutar con un nuevo espectáculo en la calle Corrientes: Martín Bossi Master Show. Una vez más, como ya es costumbre, es un éxito de taquilla: es que, como desde hace más de una década, su nombre es sinónimo de imitador y capocómico. Al menos así lo ve la gente, que se ríe en cada espectáculo, aunque él insista en que cuando crea personajes no busca hacer reír. Y ahora, además, tendrá un despliegue televisivo internacional: será parte de la tríada de El host, un show all inclusive, la apuesta de Fox que comienza el miércoles con la conducción de Adrián Suar y en el que estarán además Nicolás Vázquez, Natalie Pérez, Alfredo Casero, Mex Urtizberea, Peto Menahem y la brasileña María Bopp.

¿Qué es esto que vamos a ver?

Es una especie de comedy show, algo así como un “La La Land televisivo” –la película ganadora del Oscar-, donde se fusiona el musical con el stand-up, con la comedia, con personajes de ficción. Todo eso vinculándose en una historia. Es muy genial.

¿Cómo llegaste?

Para mí es un sueño: cuando me llamaron de Fox y me contaron el proyecto, pensé que me estaban cargando. Es como que te llamen de Hollywood y te digan que Scarlett Johansson vio un video tuyo y se enamoró y te quiere conocer… Bueno, acá es Adrián Suar, que trabajar con él es maravilloso.

¿Llamaste a tu mamá y le dijiste: “Mamá, llegué”?

No, no, eso lo dije cuando hice mi primera obrita de teatro en San Telmo. Ahí pensé que había llegado y eso no era nada… Después de eso, nunca más sentí que había llegado, sino que lo vivo como un continuo camino de aprendizaje que voy transitando y que se pone cada vez mejor.

¿Te seguís sorprendiendo del teatro lleno y el éxito? ¿O hay un acostumbramiento?

No, no, me sigo sorprendiendo siempre. Por suerte. Porque acostumbrarme al éxito sería muy peligroso. Está bien que lo digas vos. Pero yo cada vez que salgo al escenario, miro al cielo y digo: “Gracias, Dios. Otra vez, gracias”. Porque son ocho años consecutivos con cuatro espectáculos diferentes y siempre con el teatro lleno. Eso es algo que no pierdo nunca de vista que tengo que agradecerlo.

¿Qué te mantiene los pies en la tierra?

Mi historia, lo que hice para poder llegar. Me mantiene el deseo de seguir haciendo esto. El desafío de seguir convocando a la gente.

¿Te da miedo que un día la gente se deje de reír con vos?

No, eso no me da miedo. Porque para mí hacer reír es algo muy fácil. Lo digo con respeto, porque es técnica. Lo que a mí me da miedo es que un día a la gente le deje de interesar lo que yo siento y pienso en un escenario. Porque mis espectáculos no son de humor. Al contrario, tienen cero humor. Pero, sin embargo, la gente se ríe todo el tiempo. Es por mi manera de contar las tragedias, pero el foco no está puesto en el humor. A mí lo que me da miedo es que a la gente ya no le interese escucharme.

¿Y qué te moviliza a seguir buscando?

Seguir descubriéndome. No soy el mismo tipo que hace 15 años. Entonces, tengo otras cosas para contar, otras formas de expresarme. Tengo una pasión y un amor muy desmedidos. Y no me interesa la fama, la plata, todo eso del lugar común del éxito. Amo jugar, amo lo lúdico, amo aprender, amo transformarme, y amo hacer bien a la gente.

¿No te aburrís del escenario?

No, me aburro de la vida. Pero igual para mí la vida es una fiesta hermosa y no quiero que se termine. Quiero que se invente algo y seguir de largo. Quiero hacer esto para siempre.

¿Sos muy creyente?

Sí, creo mucho en Dios. No en la Iglesia.

¿Cómo es la vida aburrida de Martín Bossi?

Hago deporte, ensayo y ensayo, juego al tenis (fue profesor de tenis). Hago cosas con mi mamá, con mi papá postizo, con mi hermano postizo. Soy tano familiero, porque soy hijo de tanos, no nieto. Mi viejo era italiano (murió hace 24 años).

¿Te hubiese gustado que te viera tu viejo?

Sí, claro, me hubiese encantado. Mi vieja me dice: “Te está mirando...”. Yo sé que no. Me hubiese gustado que me viera.

¿Es infinita la galería de personajes?

Ya no deposito mi mirada en los personajes, y de hecho en este nuevo espectáculo homenajeo a rockeros y músicos pero no me transformo. Estoy todo el tiempo de smoking con el público en un show interactivo donde no hay escenario y donde durante casi dos horas la gente deja sus banderas y se entrega a la diversión. Después, si hay comicidad con personajes y stand-up, eso ya es lo mismo para mí.

P24-F1-martin-bossi-00.jpg

¿Cuánto hace que venís preparando este espectáculo?

Tres años. Siempre preparo los espectáculos con tres años de anticipación. Así que en 2015 empezamos con Emilio Tamer –director de teatro y cine, dupla de Bossi-, porque en este caso estuve un año y medio estudiando piano. Yo hacía que tocaba antes, pero acá tuve que aprender para tocar en serio la primera canción. Porque él, que es mi coach, me dice que un gran showman tiene que cantar, bailar, hacer comedia y tocar un instrumento.

¿Es lo único que te faltaba?

No, no, me falta mucho. Así que me puse y me encantó. Me encanta estudiar piano, me hizo muy bien al oído, me parece que ahora estoy más afinado y siento que aprendo.

¿Cómo te llevás con Suar y con Nico Vázquez?

Increíble, nos reímos sin parar. Lloro de risa cada día con los dos, no paramos de reírnos todos. Eso es todo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído