Martín Lanatta se negó a declarar ante el fiscal

El funcionario judicial aseguró que el detenido "está dispuesto a colaborar en un futuro cercano".

Martín Lanatta, el condenado por el triple crimen de General Rodríguez que fue recapturado el sábado último en Santa Fe, se negó a declarar esta mañana en la causa por la fuga del penal de General Alvear, ocurrida el domingo 27 de diciembre último.

El fiscal general de Azul, a cargo de la causa, Cristian Citterio, aseguró en la puerta del penal de Ezeiza que el detenido "se negó a declarar pero dijo que está dispuesto a colaborar en un futuro cercano".

"Los pasos a seguir son continuar con la investigación, definir la situación procesal de esta persona que está privadas de la libertad y verificar si existe algún otro involucrado en los hechos", aseguró el representante del Ministerio Público durante una conferencia de prensa en la puerta de la cárcel de Ezeiza, donde permanece alojado desde el sábado último cuando fue detenido.

El fiscal Citterio contó que Lanatta estuvo acompañado por su abogada María Elizabeth Gasaro y que "a partir de este momento, está formalmente imputado" en su causa.

"Él siempre tiene el derecho de prestar declaración, en cualquier momento y etapa del proceso, solo tiene que pedirlo la defensa y nosotros fijamos una nueva fecha", dijo respecto al momento en que el detenido brindará su testimonio con el que supuestamente colaborará con la Justicia.

En tanto, según el acta elaborada por la policía de Santa Fe que llegó hoy al juzgado federal de Sergio Torres, quien tiene a su cargo otra investigación, Martín Lanatta tenía 155 cartuchos de bala de distintas armas al momento de su detención.

Las municiones las llevaba en un bolso que los agentes de la Policía de Santa Fe encontraron en su poder al momento de la detención.

Además, los policías le secuestraron 3.625 pesos, un par de guantes y distintos remedios.

El personal policial también se incautó de una agenda con números telefónicos que será enviada próximamente al juzgado federal de Torres, quien investiga una presunta complicidad de una banda de narcotraficantes que permitió la fuga de los ahora capturados.

Según el informe, el detenido no portaba armas, aunque en el bolso había varios cargadores con balas de distinto calibre.

"Ya está, ya está, me entrego", quedó consignado que dijo a los policías que lo encontraron caminando descalzo el sábado último en un campo al que habían accedido con permiso de sus dueños, empresarios arroceros.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído