"Me encantaría ayudar a Arias a refundar el Ruca Hueney"

Eduardo Cubito, ex presidente del desaparecido Ruca Hueney que formó al arquero neuquino de Racing y a la vez dueño del predio, se emocionó en la charla con LMN al conocer que Gabriel planea el renacer del equipo y volver a jugar allí. Y se comprometió a darle una mano. ¡Ayudemos todos al Gaby y a Cubito! ¡Se puede!

Por Fabricio Abatte - abattef@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Embed

Al ingresar al área tras eludir a dos de los perritos del lugar, que no le pierden pisada, Eduardo Cubito se quita la boina negra con una mano y con la otra señala orgulloso: “en este arco atajaba Arias”.

Le falta un poco de césped al campo de juego pero las dimensiones y el entorno típico de chacra y lleno de álamos son las mismas. El hombre se entera por LM Neuquén de la confesión que horas antes realizó Gabriel Arias, sorprendiendo a propios y extraños, y se emociona. “Ojalá pueda volver a mi club de origen en Neuquén, el Ruca Hueney, y refundarlo”, reveló un rato antes el 1 campeón con Racing, en TyC Sports.

Eduardo es el dueño del predio de Bejarano al 1200, en Valentina Sur, donde aún hoy alquila las canchas de fútbol. Fue al mismo tiempo presidente mientras duró aquella aventura en el “potrero” que también albergó el talento de Víctor Manchafico (ex Rojo neuquino y hoy en Villa Mitre de Bahía Blanca) y Matías Quintana (ex seleccionales nacionales juveniles).

Canchero-Arias-futbol-cancha-Ruca-Hueney-1.jpg

La emoción y la nostalgia invaden a Cubito. Tanto que mientras acomoda los trofeos para la foto promete “ayudarlo a cumplir su sueño” y le agradece al arquero que “se acuerde del club y lo tenga presente”.

El gesto de Arias ayuda a reconstruir un poco la rica pero fugaz historia que se inició a fines de los 90. “Fue un club importante, acá se jugaron dos mundialistos y La Araucanía, creo que la última vez que salió campeón Neuquén. Dejó de existir hace 7 u 8 años cuando quedó acéfalo”, comenta quien es popular en la región pues el lugar suele ser sede del Don Pedro.

“Carlos Padua y Rubén Silva fueron los fundadores del club. Yo les alquilé el predio cuando vinieron con la idea y me fui encariñando, tanto que me propusieron para presidente. Recuerdo que con los chicos elegimos entre todos, en una especie de concurso, el nombre, y uno de los pibes tiró Ruca Hueney. Nos pareció simpático y quedó...”, rememora y busca en el rincón de los recuerdos alguna gloriosa camiseta naranja y marrón de aquel equipazo.

Canchero-Arias-futbol-cancha-Ruca-Hueney-2.jpg

Lo que comenzó como una “escuelita para formar talentos”, se convirtió en un club que creció de manera vertiginosa y empezó a competir en todas las categorías de Lifune, primera incluida.

El emprendimiento de Eduardo es exitoso, pero añora aquellos tiempos en los que el Gaby volaba de palo a palo y ya se insinuaba como un arquero con proyección. “Llegó a los 10 años y siempre me sorprendió su serenidad, la seguridad con que salía jugando, la precisión en sus pies”, destaca las virtudes del también arquero del seleccionado chileno, que en las últimas horas admitió que no la pasó bien en la Copa América.

“Lamento que haya sufrido las críticas y amenazas (ver aparte). No se lo merece, fue educado con unos valores bárbaros por sus padres. Estuve hace un tiempo en el cumpleaños de un año de su hijo y cuando viene acá prefiero no molestarlo mucho, él es casero y no le gusta figurar. El otro día me enteré que estaba en un supermercado Gabriel, acá en Neuquén, y alguién dijo en voz alta: mirá quién está. Y empezaron a pedirle todos autográfos, se habrá puesto colorado pero seguro fue atento con todos”, cuenta la anécdota Eduardo. Y le abre las puertas de par en par al hijo pródigo para cumplier el sueño de refundar el Ruca Hueney.

Canchero-Arias-futbol-cancha-Ruca-Hueney.jpg

LEÉ MÁS

Arias, de la amenaza de muerte al sueño de refundar al equipo que lo formó

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído