Mirtha contó lo mal que la pasó por su adicción al pucho

Mirtha Legrand sorprendió durante su tradicional almuerzo dominguero al contar lo mucho que le costó luchar contra su adicción al cigarrillo. “Yo empecé de grande a fumar. Estaba por hacer una película que se llama Pasaporte a Río, ya había tenido a mi primer hijo, a Dani, y había quedado un poco gordita. No sé quién me dijo que fumara que iba a adelgazar, un consejo espantoso. Y ahí empecé y no podía dejar”, señaló ante la mirada atenta de sus comensales.

“Hubo un momento en el que fumaba al aire ya. A los conductores de programas no nos prohíben fumar, pero nos sugieren que no lo hagamos. En este canal el único que está autorizado es Jorge Lanata”, comentó, antes de remarcar que le “costó horrores” dejar. “Vos pensás en el cigarrillo. Un día estaba en mi dormitorio, vivía en una casa con planta baja y primer piso y yo sabía dónde estaban los cigarrillos. Había una cigarrera en el living. Bajé la escalera, como en una escena de una película, y miré la cigarrera, la abrí, miré los cigarrillos y pensé que si fumaba, estaba perdida y no iba a dejar más”, recordó. “Me encerré con llave en mi dormitorio. Me puse una servilleta en la cabeza. El deseo de fumar es terrible. Es un vicio. Nunca más fumé, pero debo decir que nunca se me fueron las ganas. Nunca”, reconoció.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído