Murió el cantautor Alberto Cortez a los 79 años en Madrid

El artista argentino había sido internado en la capital española por una hemorragia gástrica.

El cantautor argentino Alberto Cortez murió este jueves a los 79 años en un hospital de las afueras de la ciudad española de Madrid, adonde había sido internado de urgencia dos semanas atrás.

El fallecimiento del autor de "Cuando un amigo se va", "Callejero" y "Castillos en el aire", entre otros clásicos de la música en castellano, falleció en el Hospital Universitario HM Puerta del Sur y estaba radicado en España desde hacía varias décadas.

Te puede interesar...

Autor también de otros éxitos como "Te llegará una rosa" y "En un rincón del Alma", había suspendido, a raíz de un delicado estado de salud, una gira por América Latina que había programado, el primero de ellos en República Dominicana.

Embed

La presentación iba a ser en el Teatro Nacional de Santo Domingo y la empresa organizadora había pedido "elevar oraciones" por "el Quijote por su restablecimiento.

Otro sitio de su gira era Puerto Rico, donde en vez de cancelar el show, previsto para el pasado domingo, se había decidido montar un homenaje al "querido cantautor".

Embed

Quien era conocido como "el gran cantautor de las cosas simples", había nacido en La Pampa y su nombre real era José Alberto García Gallo y durante su carrera compartió escenarios y disco con otros grandes artistas argentinos y latinoamericanos.

Varios conocidos utilizaron las redes sociales para despedirse del cantante y compositor.

Embed
Embed
Embed
Ver esta publicación en Instagram

ALBERTO CORTEZ CUANDO UN AMIGO SE VA. Nunca fui un tipo de farándula. Siempre dije que en una reunión, con un solo artista era suficiente. Las competencias de egos y de inteligencias hacen de las famosas bohemias o reuniones entre artistas fiestas de disfraces tristes donde casi siempre se sale con mucho menos de lo que se entró. Mis amigos, por eso, siempre vienen de otros lugares. Alberto, siempre fue la excepción. Fue tan puro, noble y transparente como lo fueron sus canciones. Me acuerdo cuando nadie quería darme una oportunidad en ningún programa Argentino y él intercedió por mí, en vivo, para que me dejaran cantar dos canciones en el programa de Juan Alberto Badia. Le conté aquella noche, después de un par de vinos, que de niño llegue a odiar su canción "Mi árbol y yo" por lo mucho que la amaba mi padre. En reuniones familiares, me hacía tomar la guitarra desde los 8 años y cantarla hasta 5 veces mientras yo lloraba. Años después, Alberto me invito a cantarla junto a el en un proyecto suyo y lo hice con mucha emoción. Mi padre guardo hasta el día de su muerte como un tesoro el libro que Alberto me dio para el con una dedicatoria de las suyas. Que quede claro, que aunque no le importe a nadie, este que escribe y conoce los caminos de esta industria y a sus protagonistas, debe mencionar que una de las únicas personas rescatables, si poses, sin prejuicios, sin complejos y amigos de corazón que conocí fue Alberto Cortez. Se nos fue y duele, por lo que se le quería y por la ausencia enorme de gente como él. Ricardo Arjona

Una publicación compartida por Ricardo Arjona ® (@ricardoarjona) el

Embed
Embed
Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído