Murió leyenda mundial que casi nos arruina en ‘78

El otrora delantero del seleccionado de Holanda, Rob Rensenbrink, falleció hoy, a los 72 años, con la inolvidable marca de haber sido el jugador que anotó el tanto número 1000 en la historia de los Mundiales de fútbol, además de convertirse en quien pudo haber torcido la historia en la final de la Copa del Mundo Argentina 1978.

La muerte del ex atacante de la denominada ‘Naranja Mecánica’ de la década del ‘70 fue confirmada por el periódico holandés Telegraaf. Rensenbrink desarrolló su trayectoria deportiva, principalmente, en Bélgica, erigiéndose en ícono del Anderlecht, club para el que anotó 124 goles, en el marco de nueve temporadas (1971-1980).

Te puede interesar...

Pero el otrora extremo izquierdo del equipo ‘naranja’ del DT Rinus Michels alcanzó notoriedad en el Mundial Argentina 1978.

Primero, en la etapa clasificatoria, el delantero ejecutó y convirtió un tiro penal en el partido que Holanda terminó perdiendo ante Escocia (2-3), en Mendoza. Lo significativo de esa conquista, producida a los 34 minutos de la primera mitad, es que consistió, en ese entonces, en el gol número 1000 en la historia de las Copas del Mundo. Pero Rensenbrink estuvo a punto de erigirse en héroe de ese equipo conducido por el austríaco Ernst Happel, en la final con la Argentina (1-3), en cancha de River, en ese recordado domingo 25 de junio de 1978. Cuando ya corría el minuto 45 del segundo tiempo del encuentro definitorio de la Copa, con el resultado 1-1, el infortunado delantero holandés le ganó la espalda a Alberto Tarantini, se anticipó a la salida de Ubaldo ‘Pato’ Fillol y despachó un remate quirúrgico que se estrelló en el poste derecho, antes de que Américo ‘Tolo’ Gallego despejará el balón.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído