El clima en Neuquén

icon
Temp
93% Hum
La Mañana viento

¿Cómo afectan los temporales de viento a los comerciantes de Neuquén?

Conocé de qué manera incide el fenómeno meteorológico en las ventas y en el funcionamiento de los negocios.

El pronóstico que anticipó vientos fuertes para la tarde del miércoles, viernes y sábado de esta semana -con ráfagas que alcanzarán los 80 kilómetros por hora- puso en alerta a los vecinos de Neuquén y a los comerciantes de la ciudad.

Para muchos, el anuncio del temporal implica desplegar una suerte de protocolo. Saben que el movimiento de personas será distinto al habitual y que deberán estar atentos a determinadas cuestiones para evitar pérdidas materiales, daños y mantener la seguridad, tanto dentro como en las inmediaciones de sus espacios de trabajo.

Pasado el mediodía de este miércoles, Paula de la dietética Vitalcer ya había guardado una pizarra que usualmente suele desplegar en la vereda para anunciar promociones, descuentos o alguna oferta.

Viento comercios del bajo (1).JPG

"Nosotros no tenemos reparo. Con el boulevard estamos separados de la otra calle y los arbolitos no alcanzan a cubrirnos. Los días con mucho viento tenemos que entrar todo: el bicletero porque se vuela y también el cartel tipo banderín que tenemos en la vereda. A veces cerramos la puerta porque los productos se nos caen y se llenan de polvo", indicó mientras organizaba mercadería en el local ubicado en Olascoaga 210.

"Cuando se calma un poco entreabrimos la puerta un poco para que la gente no piense que cerramos, tal como hacen algunos locales de alrededor", agregó. "Y estamos continuamente acomodando cosas y limpiando con la escoba y el plumero porque entra tierra y vendemos comida, así que tenemos que tener cuidado", postuló haciendo hincapié en el doble esfuerzo que deben realizar en esas jornadas polvorientas para mantener la higiene, la venta y la atención al público.

Respecto al movimiento de personas en las calle, la encargada del local expresó: "La gente viene, aunque no como en un día normal, pero vendemos igual. Hay gente que entra al local para resguardarse y ahí tenemos que prestar atención con el tema de los robos, por eso siempre tenemos a mano el gas pimienta".

En sintonía, detrás del mostrador de la casa de electrodomésticos, Pardo, Eliana contó que los días de viento incide en el movimiento de personas en el bajo neuquino y por ende en las ventas. No obstante, subrayó que el factor que motoriza o estanca la facturación significamente es la situación económica y política del país.

Viento comercios del bajo (2).JPG

"Entre las PASO y las elecciones de primera vuelta de octubre todo el mundo se compró de todo", sentenció y en ese sentido mencionó que las heladeras se ubicaron en el podio de los productos más vendidos, seguidas por motos, cocinas, lavarropas y termotanques. "Después se calmó y levantó un poco cuando el Banco Provincia de Neuquén sacó 12 cuotas y con las cuotas sin interés que seguimos manteniendo nosotros", agregó.

"Lo que sí, los días de viento se complican los repartos, entonces tenemos que contactarnos con la gente para avisarles. Hay personas que necesitan para ya el producto y les cuesta comprender que, en esas condiciones, el flete no puede trasladar un colchón porque se vuela o una heladera porque se puede caer y dañar", explicó.

"Con el último viento tuvimos que cerrar la puerta de Alcorta porque una ráfaga tiró un monitor y otros dispositivos que estaban en exposición", comentó.

Desde su pequeño puesto montado en la esquina de Corrientes y Mitre, Pedro contó que siempre está pendiente del pronóstico.

Viento comercios del bajo (3).JPG

"Hoy a las dos ya corto porque sé que más tarde van a estar más fuertes las ráfagas y te tiran todo", dijo el vendedor mientras acomodaba los gorros, riñoneras, sombreros, medias y pantalones que tenía colgados y desplegados alrededor de la estructura de metal. "Hoy no hay muy poca gente en la calle, pero siempre algo se vende. Gracias a Dios estoy dentro del carrito bastante protegido", deslizó con simpatía, mientras el viento comenzaba a hacerse sentir con más vehemencia.

Presente, más allá de que se vuele todo

Estoico con su carrito, sobre el boulevard de Olascoaga y Mitre, Daniel se dispone a hablar luego de vender una docena de churros. Ni el viento ni la lluvia lo corre de esa esquina. "El churro es una cosa que se consume siempre, por más viento que haya. Y la gente camina igual. Mi carrito tiene un vidrio, así que la mercadería está protegida y sí se sufre, pero la necesidad tiene cara de hereje", remató el hombre, antes iniciar su tradicional pausa hasta las 4 de la tarde.

SFP Viento (2).JPG

Para Lucía, encargada de una sucursal de Le Uthe, el viento le ofrece oportunidades de venta. "La gente siempre sale y cuando hay viento se repara en los locales comerciales, al igual que cuando llueve. El viento no afecta en sí las ventas, lo que incide es si estamos a principios de mes o no", remarcó.

El viento y el transporte

Uno de los factores que también afectan las jornadas laborales en los comercios y espacios gastronómicos de Neuquén en las jornadas ventosas, es el transporte.

Muchos de los empleados optan por la bici para trasladarse a sus puestos de trabajo y más allá del pronóstico, son varios los osados que deciden pedalear igual. "Yo vengo de Cipolletti todos los días en bici, haya viento, lluvia", subrayó Miguel de la confitería Parada 57, situada en la esquina de Corrientes y Mitre.

"Normalmente yo me manejo en bici y los días complicados trato de conseguir a alguien que me lleve y me traiga. El colectivo los días así andan re lentos y no se consiguen. Y taxi peor, además tenés que dejar el sueldo", comentó entre risas, Paula de Vitalcer, tomándose el percance con una cuota de humor.

Con un tono más serie se refirió al temor que le genera transitar por las calles los días con ráfagas impiadosas. "Durante el último temporal se cayó el árbol en Carrefour. Yo atravieso toda la avenida y veo cómo se cae cartelería, ramas, cables; te da mucho miedo. Aparte tenés poca visibilidad y los autos se mandan algunas maniobras medio raras, así que no es una buena opción ir en bici", describió.

Por su parte, la encargada de Pardo indicó: "Hay chicos que vienen en bici y con el viento de estos últimos días tuvieron que regresar en colectivo porque era imposible pedalear. Algunos tienen movilidad propia, pero la mayoría viene en colectivo y el servicio esos días no funciona muy bien, se complica bastante", sostuvo.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario