El clima en Neuquén

icon
11° Temp
62% Hum
La Mañana Javier Milei

La "decretocracia" no es exclusiva de Javier Milei y lleva 40 años

Una parte muy importante de los diversos rumbos que ha tomado Argentina, sin importar que partido político gobierne, han sido decretados y no legislados

Luego del mega decreto de necesidad y urgencia (DNU) mediante el cual Javier Milei promovió importantísimos cambios en las reglas y el rumbo de Argentina, estallaron las críticas de múltiples políticos y referentes por considerarlo autoritario e inconstitucional.

¿Recién ahora se dieron cuenta de que el poder Legislativo no es el único con la facultad exclusiva de legislar?

Una parte muy importante de los diversos rumbos que ha tomado Argentina, sin importar que partido político gobierne, han sido decretados y no legislados. Argentina ha sido refundada varias veces con la sola firma de un presidente, incluso de un ministro.

Se llama hiper-presidencialismo y es muy común en América Latina. Y si, es una de las formas de gobierno más autoritarias dentro de los múltiples sistemas democráticos existentes. Definitivamente es de los peores, pero no es ninguna novedad. Lo que hizo Milei esta semana, fue exagerar una práctica que es muy común desde el retorno de la democracia y más aún desde reforma constitucional de 1994.

Algunos malos ejemplos de la “decretocracia” Argentina:

El plan “Bonex” de Carlos Saul Menem

El 28 de diciembre de 1989 mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, el presidente Carlos Menem decidió otorgarle un macabro regalo de fin de año a los ahorristas argentinos, expropiándole sus plazos fijos. A cambio de los fondos que tenían secuestrados, les entregó un bono con vencimiento a 10 años que pronto pasó a valer menos que el papel en que lo imprimieron.

El Corralito de Fernando De la Rúa

En plena crisis del 2001, mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia, Fernando de la Rúa implementó el célebre “corralito”. Curioso que hayan intentado minimizar la medida usado la palabra “corralito” y no “corralón”. Básicamente nadie podría extraer más de 250 pesos por mes de su cuenta bancaria. Todos los ahorros de los argentinos habían sido expropiados. De “yapa”, ese mismo año y mediante otro DNU, De la Rúa había bajado un 13% el sueldo de los jubilados y de todos los empleados públicos.

La ruptura del Banco Central de Cristina Fernández

Antes del 2010 el presidente del Banco Central de la República Argentina, gozaba de total independencia para fijar las políticas monetarias. Como el entonces presidente del BCRA, Martin Redrado, se negó a cumplir la orden de Cristina Fernández de pagar la deuda externa con fondos del BCRA, Cristina emitió un DNU modificando la carta orgánica del BCRA para así poder removerlo. Si quieren detectar en qué fecha comenzó a agudizarse la inflación en la historia reciente, miren aquí.

El “FMIGate” de Mauricio Macri

En el año 2019, el FMI le hizo entrega del préstamo más grande de su historia a la Argentina. Lo curioso, es que en este caso ni siquiera fue mediante un decreto sino mediante una resolución ministerial. De esta forma, los 44.500 millones de dólares recibidos, se convirtieron en la primera herencia otorgada a los bisnietos registrada en la historia mundial. En el Gobierno de Mauricio Macri, la deuda externa argentina pasó de un 14% a un 40% del PBI entre el 2015 y el 2019.

Los 116 DNU de Alberto

A fines del 2021, luego de la derrota legislativa del oficialismo y antes de perder el control del Senado, Alberto Fernández decidió romper un récord Guinness, presentando 116 decretos de necesidad y urgencia de lo más variado, que van desde la implementación de la doble indemnización por despidos sin causa, hasta autorización del ingreso de extranjeros con antecedentes penales al país. Este récord va dedicado a los que acusan a Alberto de no haber hecho nada.

De esta forma, desde 1994 hasta la fecha, los presidentes argentinos han manipulado a su antojo el destino de los argentinos con un total de 979 Decretos de Necesidad y Urgencia.

Mas allá de si el mega DNU de Javier Milei, logra su aprobación o no, ya sabemos cuál será la dirección que el gobierno de Milei tomará. Un fuertísimo proceso ajuste y desregulación, tal como prometió en campaña. Por la determinación que muestra, también sabemos que, si no logra sus objetivos mediante un DNU, intentará hacerlos cumplir por otras vías.

Argentina, por estos días, se está discutiendo a sí misma de manera muy profunda. Pareciera que la capacidad para absorber la información que tenemos, es inferior a la vertiginosa ola de cambios en las reglas de juego que Milei propone.

El León mantiene fuerte su prédica en redes y medios de comunicación. Su estrategia es mantener la legitimidad de sus acciones directamente con el votante y sostener el 56% que lo eligió. Por más que a muchos les pese, a pesar de las impopulares medidas que Milei está tomando, sus índices de aprobación en la opinión pública se sostienen por encima del 50%, es decir, la mayoría considera que a pesar de ser duras, las medidas son necesarias.

Fatalistas de izquierda, triunfalistas de derecha y pronosticadores del tarot abstenerse: solo el tiempo dirá si el sacrificio que los argentinos estamos atravesando, valió la pena.

Hace ya muchos años que la necesidad llama a la urgencia en nuestro país y nuestra precariedad se ve reflejada en un decreto. ¿Algún día la abundancia llamará a la calma?

La historia, que es nuestra gran maestra, nos enseña, que el único límite claro que un presidente en Argentina tiene, es el voto popular.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario