No aparecen los prófugos y sospechan de la Policía

Ritondo removió a jefes de la Bonaerense. Hay megaoperativos.

Buenos Aires.- El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Cristian Ritondo, removió a la cúpula de la Coordinadora Departamental de Investigaciones (CDI) -ex DDI- de Quilmes debido a las sospechas sobre presunto encubrimiento político de esa repartición a Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta.

Ritondo designó al ahora ex jefe de la CDI de La Plata, el comisario mayor Daniel Cantarini, al frente de la delegación en Quilmes en reemplazo del comisario mayor Marcelo Di Rosa.

La decisión fue tomada dado que los vínculos policiales de los Lanatta y la red de complicidades en la zona sur serían clave para explicar la falta de resultados en la búsqueda, a una semana de la fuga perpetrada en el penal de máxima seguridad de General Alvear.

Carrió: "Las mafias de la provincia están tratando de condicionar el poder a Vidal".

Desde el gobierno bonaerense habían expresado dudas sobre el accionar de la Policía Bonaerense y relacionaron la escasez de resultados concretos, ya que los prófugos "tienen muchos contactos y muchos favores y se entremezcla mucho la política".

Concretamente, el gobierno provincial sospecha que los delincuentes tendrían cobertura política a partir de la ascendencia que, según sostienen, seguiría teniendo el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández en el municipio de Quilmes y en las zonas lindantes a ese municipio.

El sábado pasado Ritondo vinculó a Fernández -que fue intendente de Quilmes entre 1991 y 1995- al hecho al señalar que el ex candidato a gobernador bonaerense del FpV "está involucrado con todo lo que tiene que ver con el submundo de Quilmes".

Ante esa acusación, Fernández le respondió que los prófugos "no andarían por ningún submundo, sino por la casa de la suegra y la verdulería", al tiempo que cuestionó el operativo.

El cruce entre ambos dirigentes se produjo en momentos en que los condenados Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci evaden a los efectivos de cuatro fuerzas de seguridad que intentan, sin éxito, dar con ellos, y que detectaron su presencia en el sur del Conurbano bonaerense.

Pereyra Iraola

Mientras tanto, decenas de efectivos policiales rastrillaron ayer metro por metro el parque Pereyra Iraola y realizaron unos 37 allanamientos, al cumplirse una semana de la fuga, pero todo fue en vano.
Los hermanos Martín y Christian Lanatta y Víctor Schillaci, condenados a perpetua por el triple crimen de General Rodríguez, son rastreados por las fuerzas de seguridad, que continúan enfocadas en el sur del conurbano bonaerense. En la zona del parque Pereyra Iraola se concentraron decenas de patrulleros, dos helicópteros y efectivos en rastrillaje a pie.

El jefe de Hinchadas Unidas Argentinas, Marcelo Mallo, quedó detenido

Las fuerzas federales seguían ayer buscando a los prófugos Martín Lanatta, Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, aunque sin éxito. En el máximo nivel político provincial creen que no es casual el fracaso, ya que sospechan que hay encubrimiento policial. Ayer, sin embargo, otro detenido se sumó a la trama de la persecución. Se trata de Marcelo Mallo, un conocido para el poder: es el jefe de Hinchadas Unidas Argentinas, la polémica ONG armada para que barrabravas de los clubes criollos viajaran al Mundial de Sudáfrica 2010. Mallo fue detenido en el marco de los 37 allanamientos que realizó la Policía en el sur del conurbano bonaerense.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído