No hay dos sin tres, o la tercera vence al Tata

Con cerca de 35º de temperatura, la Selección buscará enderezar el rumbo ante Colombia como lo hizo con Passarella y Sabella.

Barranquilla. El partido de esta tarde (17:30) frente a Colombia tendrá muchos condimentos que lo convierten en un duelo más que prometedor. La Selección argentina, con su peor arranque en la historia de las eliminatorias mundialistas, buscará una bocanada de aire nada menos que de visitante bajo el sol abrasador de Barranquilla, que pronostica una temperatura cercana a los 35 grados.

En ese pequeño infierno, Gerardo Martino se juega el partido más importante de su ciclo al frente de la Albiceleste, ya que un resultado negativo podría dejarlo con un pie fuera del equipo.

Existen dos datos alentadores para el DT y su plantel. El primer caso data del 12 de febrero de 1997, cuando la Selección que dirigía Passarella venía a los tumbos y se sobrepuso en suelo colombiano. En aquella oportunidad, un remate del Piojo López que contó con la complicidad de Faryd Mondragón le dio la victoria a Argentina pese a muchos minutos de sufrimiento, incluido un penal desviado por Chicho Serna. Allí, el equipo argentino consumó una doble satisfacción: encaminar su rumbo en las eliminatorias y cortarle a Colombia un invicto de 17 partidos.

4 veces ganó Argentina en Colombia: En 7 presentaciones por Eliminatorias en Barranquilla, la albiceleste sólo perdió dos veces y empató la restante.

9 partidos de diferencia en el historial general: Argentina también se impone en la estadística general con 17 triunfos en 33 partidos. Colombia ganó 8 y empataron otras 8.

2 veces enderezó el rumbo Argentina en Colombia: en el 97, con el Káiser, y en 2011, con Pachorra.

El efecto B de Barranquilla también fue vital para Alejandro Sabella a la hora de pugnar por el boleto al Mundial de Brasil: basta con mencionar que por primera vez en la historia se había perdido con Venezuela, por primera vez en la historia se había empatado con Bolivia en la Argentina y que el cabo del primer tiempo Colombia ganaba 1-0 con chances y perspectivas de un triunfo cómodo.

Aquel 15 de noviembre de 2011 sucedieron varias cosas infrecuentes e inéditas: por ejemplo, que el veterano Leandro Desábato tuviera la oportunidad de integrar la defensa y rendir en un muy buen nivel, así como otros dos ex Estudiantes de La Plata en los que Sabella confiaba de forma decidida, Rodrigo Braña y José Sosa, sobre todo la actual figura del Besiktas turco, que se constituyó en un fecundo interlocutor de Lionel Messi y del Kun Agüero, al cabo, los autores de los goles del triunfo.

Después, ni Desábato, ni Braña, ni Sosa sobresalieron en la Selección y, desde luego, tampoco jugaron el Mundial, pero en definitiva fue en Barranquilla donde el equipo de Sabella dejó un sello de autoridad y de jerarquía para encaminarse hacia unas eliminatorias confortables.

Hoy, penúltimo con apenas dos puntos en las primeras tres fechas, pagando muy cara la ausencia de Messi por lesión, Martino tendrá también la urgencia de lograr su primera victoria en el camino al Mundial Rusia 2018.

Respecto del empate con Brasil en el Monumental, Martino sumó la baja de Facundo Roncaglia, por lo que Gino Peruzzi se perfilaba como su reemplazante, aunque Gabriel Mercado podría ganarle la pulseada. El resto del equipo sería el mismo.

José Pekerman sumó la sensible baja de Jackson Martínez, una de sus figuras, por lo que Carlos Bacca o Teo Gutiérrez podrían ser su reemplazante.

"La realidad es que Luis (Segura) me lo quiso decir personalmente. No necesito. Hay cosas que se viven y palpan. Sé cuál es su pensamiento". "Con la forma en que llega la Selección, ganarle a Colombia sería un golpe anímico importante. Tenemos que ser agresivos para recuperar y precisos para elaborar juego". Gerardo Martino

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído