No hay margen para las dudas

Javier Marcucci
Periodista, relator de AM 550.

No da la sensación de que Independiente haya estado por debajo de lo que venía haciendo. Tuvo la predisposición y la templanza para estar a la altura del partido. Eso sí, y es de lo más lógico, que en la zaranda depuradora propia del avance del torneo, el error se paga prácticamente con goles y "de contado". No hay mucho margen para la equivocación y las dudas. Pagó mucho en el primer capítulo la escuadra de Coronel. Se le esfumó rápido la diferencia inicial. Tanto, que el cabezazo de Manolo Berra en el final del encuentro trepó casi a hazaña. ¿Puede revertir la serie Independiente? El mayor aliciente es el temple del plantel. Incluso, y de muy buena manera, para los que les tocó ingresar para seguir latiendo. Hasta podría decirse que algo de la verticalidad de Sack, Lucero o Ávila mal no le vendría de arranque para encarar a una defensa que no es lo más elogiable de Libertad. Chance reducida, claro, pero hasta los mismos jugadores visitantes se lamentaron de haber dejado al Rojo con vida.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído