Operaron a Máximo Kirchner por un absceso hepático

Fue internado con fuertes dolores y fiebre. Anoche le realizaron un drenaje percutáneo en el Sanatorio Otamendi. En todo momento lo acompañó la Presidenta.

Cerca de las 19 de ayer, una pequeña caravana de autos oficiales ingresó al estacionamiento del Sanatorio Otamendi. La presencia de policías de civil que pidieron identificar a la guardia periodística presente confirmaron las versiones que circularon durante toda la semana: el diputado nacional electo por Santa Cruz, Máximo Kirchner, estaba en ese establecimiento.

Finalmente, después de las 22, la dirección del sanatorio dio un parte médico. Señala que Máximo Kirchner fue internado “con diagnóstico de ‘absceso hepático de origen diverticular’. Por tal motivo, agrega, se realizó un drenaje percutáneo que ha sido exitoso”. Finaliza consignando que el paciente se encuentra en proceso de recuperación.

Fuentes médicas consignaron que “no es una afección”. Máximo había manifestado fiebre. Es más: en un primer momento se reservó una cama en terapia intensiva, que luego no se utilicó.

En todo momento, junto a Máximo estuvieron su madre, Cristina Kirchner, y otros familiares.

Horas antes, AGR Noticias, un sitio informativo ligado al oficialismo, había blanqueando la noticia de que el hijo de la Presidenta se encontraba el Sanatorio Otamendi, “a la espera de unos estudios que se realizará para saber de dónde vienen unos fuertes dolores que está sintiendo desde hace algunos días en la zona del hígado”. La información agregaba que “Máximo se someterá a una tomografía para determinar qué es específicamente lo que viene padeciendo en los últimos días”.

Durante toda la semana arreciaron las versiones sobre el real estado de salud de quien asumirá como diputado nacional el próximo de 10 de diciembre. Las cuestiones de salud fueron mantenidas siempre en estricto secreto por los Kirchner. Eso era atendible cuando se trataba de familiares sin vinculación con la función pública. Pero el hermetismo se mantiene a rajatabla.

La familia Kirchner suele acudir al Otamendi cuando se trata de cuestiones de salud. Días atrás la hija de la Presidenta, Florencia, también acudió a realizarse estudios. De hecho, su hija nació en ese sanatorio el 24 de agosto.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído