El clima en Neuquén

icon
28° Temp
52% Hum
La Mañana Inflación

Opinión: La maldita inflación, derribando mitos

Como es habitual, la información suele contener inexactitudes, distorsiones. También suele estar sesgada. Opina Patricia Inés Laría (*).

El crecimiento del nivel general de precios y de algunos precios en particular, es evidente. La inflación ha invadido nuevamente los medios de comunicación. Como es habitual, la información suele contener inexactitudes, distorsiones. También suele estar sesgada.

Se refuerzan así una serie de mitos que engañan y ocultan aspectos del problema. Pero este mecanismo se puede deconstruir.Se presentan seguidamente algunos de estos mitos para luego comentar aspectos que permiten una mejor comprensión de la Inflación en nuestro país y en nuestra región. Sobre todos ellos hay mucha literatura que es imprescindible consultar.

Te puede interesar...

Mitos

1.Es un fenómeno monetario.

2.Tiene su origen en el Estado (gasto público).

3. Se resuelve reduciendo el Consumo.

4. Es el problema más grave de la economía de Argentina.

5. Somos un país productor de alimentos; deberían ser baratos.

INDEC.jpg

Algunas realidades

1.La inflación es un fenómeno complejo, síntoma de profundas distorsiones en la estructura tecno-socio-productiva de la economía. Efectivamente tiene una dimensión monetaria: la pérdida de Soberanía Monetaria. El índice de inflación es un indicador, cuyo aumento es consecuencia y no causa de la pérdida de valor de la moneda nacional.

2.El Déficit Presupuestario del Estado en sí y la denominada "monetización" del Déficit, que consiste en su financiación mediante "emisión monetaria" por parte del Banco Central, se pueden asociar a, pero de ninguna manera son la causa de la inflación . La denominada "creación de dinero" es un conjunto de operaciones integradas entre el sistema productivo, el sistema financiero y el Estado conformando un complejo de deudas y créditos mutuos que básicamente asume forma virtual. La autonomía de este complejo y su disociación de los aspectos que hacen a la producción lo presentan engañosamente como eje del problema, pero es sólo una parte del mismo.

3 . La reducción del consumo agrava el problema de la inflación, dadas las estructuras de precios. Los procesos de formación de precios, lejos de mostrar una dinámica competitiva, son efectivizados por monopolios y oligopolios empresariales con elevada capacidad para conseguir márgenes significativos de ganancias, incluyendo expectativas de devaluación, costos de oportunidad de rendimientos financieros y otras cargas similares. Los precios tienen cada vez menos que ver con los costos de producción. El mecanismo de ajuste se apoya en la reducción del Consumo con el deterioro consecuente del nivel de vida de la mayoría de la población.

4. La inflación no es un problema en sí, expresa profundos desajustes y desequilibrios que constituyen el verdadero problema. Dos cuestiones esenciales para comprender la inflación en la economía de Argentina. Por una parte, la denominada Restricción Externa Financiera que opera a través de la Fuga de Capitales, apelando a procedimientos de licitud al menos dudosa, lo que provoca una sangría constante de divisas (fenómeno estructural que mostró un impasse entre 2003 y 2006 para recomenzar con más fuerza). La producción en el territorio, resultado del esfuerzo social conjunto, se "dolariza" y se transfiere al exterior. El segundo aspecto, directamente relacionado, es la notoria transnacionalización de la economía nacional, es decir la producción en el territorio por parte de empresas con intereses en otros territorios. Actuando como Enclaves, estas empresas extraen recursos y trabajo y obtienen sustanciales beneficios que son "fugados".

5. La producción de alimentos en Argentina muestra una tendencia descendente, a la concentración en formadores de precios y a la financiarización mediante la búsqueda de márgenes de ganancias que se pueden obtener mediante operaciones financieras. Una consecuencia muy importante en el caso de nuestro extenso territorio es la irracional carga sobre los precios de los costos de transporte (dolarizados, porque se calculan con base-combustible) derivados de desventajosos y excesivos circuitos de comercialización.

El verdadero desafío está en el aumento, desconcentración y diversificación de la producción en general. Para el caso de los alimentos en particular, las distintas formas de autoabastecimiento que se están experimentando en algunos Municipios muestran alentadores resultados.

(*) Profesora e Investigadora en Economía de la Universidad Nacional del Comahue

Esta opinión está relacionada a la nota de LMN sobre el incremento del precio de las frutas y que puede leerse haciendo click aquí.

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
19.444444444444% Me gusta
0% Me da igual
13.888888888889% Me aburre
66.666666666667% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario