Otro intento de secuestro atemoriza a Cipolletti

Una joven denunció que la drogaron y la quisieron subir a un auto.

La denuncia de una joven a través de las redes sociales volvió a demostrar cuán vulnerables y expuestas están las mujeres a la perversión de un hombre que las encuentre solas, totalmente indefensas, esperando un colectivo en una parada de esta ciudad para irse a estudiar.

Esta vez le tocó a Macarena, una chica de 19 años. Ayer, cerca de las 8:45, esperaba un colectivo en la esquina de Mariano Moreno y Rivadavia para ir a la facultad, cuando se le acercó un falso pasajero que quiso llevársela en un auto que estaba estacionado a pocos metros del lugar.

En diálogo con LM Cipolletti, la víctima contó que un joven se le acercó y le preguntó si podía pagarle un pasaje, porque al parecer él no tenía la tarjeta SUBE. Ella le dijo que sí y él inmediatamente le dio la plata. Pero, de repente, se le nubló la vista, se le aflojaron las piernas y comenzó a sentirse mal, como si estuviese a punto de sufrir un desmayo.

Pese a los síntomas que presentaba, recordó lo que sucedió después: “Me agarró del brazo y me dijo ‘subite al auto’. Yo me escapé, salí corriendo y me metí a la estación de servicio que está en la esquina”.

El auto en el que la quiso meter era un Volkswagen Gol, color blanco, al que no logró identificar por su patente. Del sujeto recuerda que era joven, morocho y de contextura robusta.

En la estación de servicio, Macarena le pidió ayuda a una cajera y se quedó ahí hasta que empezó a sentirse mejor y familiares la fueron a buscar.

Ella cree que al momento de recibir el dinero por el pasaje, el sospechoso la drogó con alguna sustancia, sin que lo note, porque enseguida comenzó a sentirse mal. Ayer había recurrido a un hospital de Neuquén, donde cursa sus estudios, para que la vea un médico. Adelantó que haría la denuncia en la Comisaría Cuarta.

Hasta ese momento, aseguró que no sufría ninguna dolencia y los síntomas descriptos se desvanecieron más tarde, en cuanto pudo comer unas papas fritas y tomar una coca cola que le dieron en la estación de servicio. Luego, sólo sintió un fuerte dolor de cabeza.

Para Macarena no hay dudas de que las intenciones del falso pasajero que se le acercó eran malas. “Si no fuera porque puede salir corriendo, no sé cómo habría terminado, porque no había nadie en ese momento que me pudiera ayudar y el pibe me quería subir al auto”, reflexionó, con mucho miedo y preocupación.

Ni bien le contó lo que había pasado, una amiga difundió el hecho en las redes sociales, que se viralizó rápidamente, para prevenir a otras mujeres y estar alertas.

“Me agarró del brazo y me dijo ‘subite al auto’. Yo me escapé, salí corriendo y me metí a la estación de servicio que está en la esquina, donde me ayudaron”. Macarena. 19 años

LEÉ MÁS

La Fiscalía investiga el intento de secuestro de una joven

La zona este se puso en alerta: quisieron subirla a un auto cuando volvía del trabajo

Una joven denuncia un intento de secuestro en Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído