El clima en Neuquén

icon
Temp
30% Hum
La Mañana Javier Milei

Jubilaciones: Javier Milei amenaza con el veto, pero podría abrir una caja de pandora y enfrentar una consulta popular

Si la tensión escala, el Senado sanciona y Milei anula, podrían precipitarse dos escenarios: la insistencia de las dos cámaras para rechazar el veto y un plebiscito vinculante.

La política del shock que impulsa Javier Milei puede tener derivaciones impensadas en el Congreso. El presidente transita su primer año de gestión y sin una ley de presupuesto, gobierna con la prórroga del que rige desde el último año de Alberto Fernández. Con esa ventaja administrativa, que fundó una relación con las provincias a tiro de decretos, aplicó un ajuste drástico que impactó en jubilaciones, partidas educativas y subsidios para el transporte público.

Esos tres puntos se encaminan a transformarse en un fuerte límite desde el Congreso. Uno ya tuvo media sanción de la Cámara de Diputados y el presidente anunció que lo vetará en caso de que sea sancionado por el Senado. Si la pulseada empeora podría derivar en la convocatoria de una consulta popular que el presidente no puede revocar y podría enfrentarlo con su propio electorado.

El miércoles por la madrugada, luego de 13 horas de sesión, la Cámara Baja cerró semanas de acercamientos entre los diputados de la UCR, Hacemos Coalición Federal, Innovación Federal y Unión por la Patria. Poco antes de las dos de la mañana aprobaron un dictamen impulsado por el radicalismo para modificar la fórmula previsional y revertir la pérdida de poder adquisitivo de los jubilados desde que el Ejecutivo decidió impulsar aumentos por decreto.

El resultado mostró que todo el arco opositor pudo cerrar una mayoría circunstancial de 162 respaldos, que se impusieron holgadamente sobre los 72 rechazos y las ocho abstenciones. El número quedó a menos de una decena de los dos tercios de los presentes y configura un verdadero riesgo para la decisión presidencial de utilizar el veto en caso de que el Senado transforme en ley el giro que le llegó este miércoles de la Cámara Baja.

Si la pulseada empeora podría derivar en la convocatoria de una consulta popular que el presidente no puede revocar y enfrentarlo con su propio electorado.

El gobierno va a cumplir seis meses y todavía no logró que el Congreso le apruebe una sola ley. El trámite de la Ley Bases, que tuvo dos intentos en Diputados, sigue su demorado curso en el Senado y el miércoles que viene podría llegar al recinto. Pero pasaron cosas y el presidente ahora considera que hay una "trampa" urdida "por Máximo Kirchner" y que utilizará el veto para evitar que aumente el déficit fiscal. Lo hizo mediante un comunicado oficial, donde consideró la media sanción como "un proyecto irresponsable que, de entrar en vigencia, destruiría todo el esfuerzo y los logros fiscales obtenidos en los últimos seis meses". También repudió que en la votación particular no hayan aprobado la anulación de las jubilaciones de privilegio para los presidentes. Milei sostuvo que renunciará en forma individual ante la ANSeS.

Falta menos de una semana para que la Ley Bases sea tratada en el recinto del Senado. A una semana de ese momento clave para la Casa Rosada, la Cámara Baja aprobó este martes una recomposición de las jubilaciones como resultado de un acuerdo opositor que se fue consolidando en las últimas semanas. El primer experimento data de dos meses atrás, cuando el panperonismo buscó sesionar para emplazar el tratamiento de un cambio en la actualización jubilatoria ante el impacto de la inflación. Ese intento fracasó, porque la mayoría del radicalismo no bajó al recinto y en el medio negoció la presidencia de la Comisión de Previsión Social. La idea del panperonismo era votar un emplazamiento para acelerar el trámite, pero la constitución de la comisión sobre temas jubilatorios abrió la puerta a un debate que derivó en cinco dictámenes. Entre ellos grandes concidencias entre el impulsado por Unión por la Patria y el que redactó la UCR.

Los acuerdos opositores que se tejieron en torno a la reforma de la fórmula previsional sumaron un impulso determinante la semana pasada. El último martes de junio el mismo arco de legisladores peronistas y opositores dialoguistas pudo alcanzar por primera vez el cuórum para una sesión que fue en contra de los intereses y objetivos del Gobierno. Superaron en ocho el cuórum reglamentario de 129 y luego alcanzaron 152 voluntades para que las comisiones de Educación y presupuesto dictamen sin demoras sobre una nueva ley de presupuesto universitario y la restitución del Fondo Nacional de Incentivo Docente (FONID).

camara diputados movilidad jubilatoria
Diputados le dio media sanción por amplia mayoría a la nueva fórmula de movilidad jubilatoria.

Diputados le dio media sanción por amplia mayoría a la nueva fórmula de movilidad jubilatoria.

El emplazamiento se cumplió el jueves pasado. Las dos comisiones señalas hicieron su trabajo y firmaron cinco dictámenes para la ley de presupuesto universitario y cuatro para la restitución del FONID. La cantidad de textos mostró también el nivel de fragmentación y las confianzas inestables a los dos lados de la ultrapolarización. El radicalismo convocó a una sesión para este martes con el objetivo de llevar el tema jubilatorio al recinto y el panperonismo impulsó otro pedido para el mismo día, pero a las 14, para debatir presupuesto universiversitario y FONID.

Las dos sesiones fueron convocadas por el presidente de la Cámara, Martín Menem, pero sólo se concretó la primera, con un debate que finalmente ordenó los porotos entre todo el arco opositor de nuevo. La negociación se concentró en pulir los dos dictámenes que mayor acuerdo tenían y finalmente fue aprobado un texto que fija la actualización mensual por inflación, un extra anual que se define en marzo con el mejor porcentaje que resulte de la comparación de la inflación y el aumento de los salarios, un 8,1% adicional para equiparar la pérdida de enero, y una garantía de pago para los juicios previsionales que ya tienen sentencia y para las cajas jubilatorias de 13 provincias que no han sido transferidas a la nación. Dejaron de percibir los fondos de la ANSeS por una decisión del Ejecutivo y el radicalismo buscaba que fueran pagados con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSeS. El peronismo no estaba dispuesto y el radicalismo aceptó cambiar ese concepo por una prioridad sobre los impuestos que tienen una afectación específica para financiar el pago de jubilaciones.

La resolución de ese rompecabezas consolidó un giró para el comportamiento de la oposición en la era Milei. Un amplio sector opositor que le dio quórum y apoyo a la Ley Bases y el peronismo que la había votado en contra, se unieron en entorno a una demostración de fuerza que podría ir más allá de lo circunstancial. La confirmación de su impacto la aportó Milei esa misma madrugada cuando utilizó su cuenta de X para ratificar que si avanza el proyecto y se transforma en ley, lo anulará. “Les dejo este tweet para que quede claro a todo el mundo: no voy a entregar el equilibrio fiscal de ningún modo. Defenderé la caja a veto puro si es necesario”, escribió el presidente.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/JMilei/status/1798210954913878415&partner=&hide_thread=false

Para la oposición de todos los pelajes, y más allá de las diferencias de fondo, significó la confirmación de un acierto político, con una votación que superó en 10 voluntades la de la semana anterior, que había llegado a 152 respaldos para un emplazamiento. Más allá de lo numérico y de las coincidencias en la redacción final, el dato más relevante es que tanto el radicalismo como Hacemos Coalición Federal se animaron a votar junto con el panperonismo en el recinto, algo que parecía muy remoto hace poco tiempo atrás. Superado el efecto "mancha venenosa", la agenda del Congreso asoma más robusta, pero también más complicada para el Gobierno.

Jubilaciones, veto y la consulta popular

El presidente seguirá con su plan de vetar una nueva fórmula jubilatoria y se aferrara a los aumentos firmados por decreto, que implican la aplicación del IPC a partir del mes próximo, sin empalme, ni revisión anual para un extra ni garantía de pago para las cajas no transferidas. En la Casa Rosada aseguran que si Cristina Fernández de Kirchner hizo uso del veto cuando el Congreso sancionó una ley para garantizar el 82% móvil, entonces Milei puede hacer exactamente lo mismo.

La diferencia está en la cantidad de votos opositores, porque estuvieron a un paso de los dos tercios de los presentes. Ahora en el Senado podría repetirse el mismo número y consolidar el desafío que Milei luego querrá anular. Sin embargo, si el presidente anula la sanción, las dos cámaras del Congreso pueden insistir, pero cada una debe hacerlo por los dos tercios de los presentes. En Diputados, ese número no aparece tan lejano. En el Senado tampoco, pero los cálculos se aprietan aún más, porque algunos senadores podrían negarse a tratar la Ley Bases si el presidente sigue insistiendo con el veto a la recomposición jubilatoria.

La demostración de fuerza opositora se metió en medio del camino que le queda a la Ley Bases para llegar el miércoles que viene al recinto del Senado. Queda un complejo examen todavía, porque el oficialismo podría reunir los votos para la votación en particular, pero siguen las dudas sobre los apoyos para cada uno de los artículos. Si el dictamen de mayoría es aprobado en general y en particular, será girado en segunda revisión a Diputados, en donde la experiencia de los 162 votos para marcarle la cancha al gobierno dejó a la oposición en otra situación.

Milei y el veto a la nueva fórmula jubilatoria.mp4

Tanto, que dicen estar preparados para un eventual veto presidencial en caso de que el Senado respalde la recomposición jubilatoria que aprobó la Cámara Baja. El oficialismo y el PRO buscarán introducirle cambios para ganar tiempo y postergar un eventual riesgo que exponga aún más al presidente.

Milei insiste que, hagan lo que hagan, vetará. Sin embargo, los impulsores de la movida opositora del martes aseguran que tienen tres escenarios que podrían propinarle una derrota legislativa al gobierno.

El primero es que luego del veto, haya una confirmación. El artículo 83 de la Constitución establece que si el Ejecutivo desecha una parte o toda la ley, el texto vuelve a la cámara de origen. "Ésta lo discute de nuevo, y si lo confirma por mayoría de los dos tercios de los votos, pasa otra vez a la cámara de revisión. Si ambas cámaras lo sancionan por igual mayoría, el proyecto es ley y para el Ejecutivo para su promulgación".

El segundo es que el decreto 274/24, que Milei utilizó para fijar los aumentos, sea anulado por la Comisión Bicameral de Trámite Legislativo o que, vencidos los plazos, sea rechazado por los dos recintos. En DNU 70/23 ya tuvo el rechazo del Senado y en Diputados no aparece fecha para acerlo, aunque el calendario podría cambiar luego de la votación del martes.

La tercera posibilidad pasa por el artículo 40 de la Constitución. "El Congreso, a iniciativa de la Cámara de Diputados, podrá someter a consulta popular un proyecto de ley. La ley de convocatoria no podrá ser vetada. El voto afirmativo del proyecto por el pueblo de la Nación lo convertirá en ley y su promulgación será automática", sostiene el texto. Esa decisión podría aprobarse por mayoría simple y buscaría plebiscitar la actualización jubilatoria en caso de que Milei insista con el veto.

La cuestión previsional y el impacto del ajuste sobre los jubilados es un tema que impacta fuerte, hasta en el electorado de Milei. Una consulta popular vinculante sacaría a la calle la tensión entre la Casa Rosada y el Congreso por este tema. Por ahora es una hipótesis. La preocupación más inmediata para el Gobierno es que la amenaza del veto presidencial se meta en la previa del debate de la Ley Bases y les complique aún más los poroteos.

Los bloques opositores se muestran confiados y especialmente los dialoguistas. "Es para que el gobierno entienda que el vínculo del Poder Ejecutivo con el Legislativo es una relación continua que se construye, no es de episodios aislados", advirtió una autoridad parlamentaria, mientras le aconseja al presidente que no se meta en camisa de once varas.

Te puede interesar...

Lo más leído

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario