Para proteger nuestra salud es necesario gestionar las emociones

Este domingo se conmemora el día de la educación emocional. De qué se trata.

Por Dr. Daniel Daglio (*)

Las emociones son reacciones automáticas, psico-fisiológicas y subjetivas, que provocan un cambio de ánimo, intenso y fugaz. Las emociones básicas (tristeza, miedo, ira, alegría, asco, sorpresa) son innatas y comunes a todos los seres humanos y nos sirven para la supervivencia (defensa, búsqueda de alimentos, reproducción, cuidado de los hijos).

Te puede interesar...

Las emociones junto a la capacidad de razonar dan origen a complejos sentimientos ('Somos seres emocionales que razonan' -López Rosetti). Las emociones al condicionar el pensamiento terminan condicionando el comportamiento (este es un circuito que se retroalimenta permanentemente).

Actualmente se sabe que la toma de decisiones se encuentra fuertemente vinculada al área emocional, antes que a la racional. Decidimos según la emoción y luego justificamos nuestras decisiones con la razón. H. Maturana, biólogo y epistemólogo chileno, concluyó que “las emociones son quienes entregan sentido y profundidad a nuestro razonamiento”.

La educación, en el ámbito de la familia, siempre tuvo en cuenta el ámbito emocional. En cambio, la educación formal, privilegió la razón. Las emociones se procesan a nivel del sistema límbico. Luego son interpretadas y modificadas por la corteza cerebral donde se incorpora la experiencia personal y evolutiva, las creencias, la educación, relaciones familiares, con los compañeros. Así se originan sentimientos y pensamientos, muchos de ellos lógicos y adaptados pero otros irracionales o no adaptados provocan sufrimiento.

Los trastornos del espectro ansiedad-depresión (que incluye crisis de angustia, ataques de pánico, obsesiones, compulsiones, duelos, trastornos del sueño, suicidio), el consumo de drogas, conducción temeraria, anorexia, comportamientos sexuales de riesgo y violencia, están muy vinculados con perturbaciones emocionales, estrés crónico y problemas vinculares y de comunicación.

Para proteger nuestra salud es necesario gestionar las emociones. Si bien las emociones básicas son innatas, las habilidades emocionales no se heredan, deben aprenderse. La psicoeducación brinda herramientas para profundizar y comprender las principales funciones y características de las emociones y así desarrollar “inteligencia emocional”.

Inteligencia emocional es la capacidad de gestionar las propias emociones y las de los demás desarrollando habilidades que mejoran nuestra competencia emocional. Estudios científicos demuestran que los chicos con habilidades emocionales son más felices, más confiados y les va mejor en la escuela. A su vez, estas habilidades serán las bases que darán lugar a adultos responsables, seguros, sanos y prósperos.

Se cree que el 75% de la prosperidad de una persona adulta depende de las habilidades emocionales desarrolladas y habilitadas durante nuestra niñez.

La psicoeducación emocional y cognitiva (reestructuración del pensamiento según Ellis y Beck) es una herramienta recomendable para incorporar conocimientos y habilidades para enfrentarse con las inevitables experiencias que ocurrirán a lo largo de las distintas etapas de la vida.

Adoptar comportamientos asertivos, empáticos, equilibrados, es necesario para aumentar el bienestar personal y social.

Red Sanar que está presente en Neuquén, Plottier, San Patricio del Chañar y Senillosa, brinda en forma gratuita psicoeducación cognitiva y emocional y colabora a la promoción y prevención de la salud mental para mejorar la calidad de vida de la población. La educación emocional es necesaria para el desarrollo integral de las personas.

(*) Subsecretario de Promoción Social y Salud. Municipalidad de Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído