Penoso: vándalos no aflojan ni con los juegos para niños

En Centenario saquearon por tercera vez una plaza integradora.

Adriano Calalesina
adrianoc@lmneuquen.com.ar

Desidia, abandono y bronca. Eso es lo que sienten algunos vecinos de esta localidad, tras los destrozos perpetrados por parte de vándalos, en una plaza donde jugaban niños con movilidad reducida.

Se trata de la plaza Integradora, ubicada en el corazón de los barrios 120 Viviendas y Huemul, en el norte de la ciudad, algo que fue festejado por la Asociación de Padres y Amigos del Discapacitado de Centenario (Apadic).

Tristeza es lo que se siente al ver un espacio tan maltratado como una plaza con juegos adaptados.

Estos hechos parecen ser recurrentes en ésta y otras zonas de la ciudad, y los vecinos ya no saben qué hacer para frenarlos. Muchos afirman que, si denuncian el accionar de las "patotas" que se juntan a tomar cerveza, escuchar música y destrozar los juegos especiales, podrían sufrir represalias. Pero otros ya se han quejado varias veces ante el Municipio y la Policía, que luego de tomar intervención hizo una fuerte campaña para cuidar los espacios públicos. Sin embargo, los vándalos no aflojan y ahora son los propios vecinos los que piensan tomar las medidas por su cuenta.

Espacios con rejas
"¡Tenemos que llegar al punto de tener que poner rejas en las plazas!", preguntó Patricia, una de las tantas vecinas que opinó a través de las redes sociales.

"Tienen que meterlos presos, no pueden hacer esto con nuestras plazas", indicó Verónica, otra vecina que vive en los alrededores.

La medida no es descabellada. Otras ciudades, como General Roca, tienen espacios con juegos enrejados y horarios de ingreso y egreso, debido a las cuantiosas roturas que sufrieron las plazas y la enorme inversión que le lleva al Estado repararlas.

También en Buenos Aires e incluso en otros países existe la protección de los espacios públicos con rejas y llaves. Pero los vecinos no sólo se quejan por el vandalismo, sino también por el estado de suciedad de las plazas. Botellas tiradas, papeles y yuyos altos es el saldo del poco mantenimiento.

Este mensaje llegó rápido a la Secretaría de Servicios Públicos, que en menos de un día mandó a un cuerpo de barrenderas a desmalezar y poner a punto la plaza integradora, que necesita la urgente reparación de los juegos.

Los vándalos rompieron una calesita especial y se robaron una hamaca adaptada para colocar una silla de ruedas. Pero la violencia no es exclusiva de esta plaza, sino de más espacios verdes en las zonas alejadas (ver recuadro).

La provincia tiene varios antecedentes de intentar castigar a los padres con la consigna "chico que rompe, padre que paga", pero poco se pudo implementar. Alguna vez quiso hacerlo San Patricio del Chañar y también el intendente capitalino, Horacio "Pechi" Quiroga.

El problema parece no tener fin. Se implementó un sistema de denuncias municipal y policías, pero las plazas siguen a merced de las banditas que rompen todo.

CIFRA
2.071.500 pesos disponibles para espacios verdes en 2016.
El la cantidad de dinero que está en el presupuesto prorrogado para este año. Incluye la mano de obra contratada para el mantenimiento, los repuestos de las bombas, aspersores, semillas y el alquiler de equipos. Mucha de la mano de obra es municipal, pero también se contratan empresas para cortar el césped. Donde hay red de agua las plazas están impecables.

FRASES "Vemos que los fines de semanas se juntan y hasta rompieron una luz para poder tomar cerveza y que no los vea. La Policía pasa pero no hace nada".
Alicia Vecina que denuncia vandalismo
"Es una vergüenza que esta plaza esté en esta condiciones. No tiene ni dos años y ya no le quedan juegos. ¿Habrá que poner policías entonces?".
Roberto Vecino que utiliza la plaza

Murió pobre y tiene una plaza

Centenario
Pedro Barrera fue uno de los primeros vecinos que se asentó en la meseta. No hay demasiados registros sobre él en la zona del barrio Bella Vista, pero los vecinos que lo conocieron rindieron un homenaje en su nombre.

"Murió en la nada, muy pobre. Lo conocían mucho acá en la zona. Esta plaza está así hace rato", dijo Anastasio Gómez, uno de los vecinos que vive a una cuadra de ese espacio verde, hoy muy seco.

Se cuenta que el hombre era albañil y que era un colaborador servicial con los vecinos, que se asentaban de a pocos en una tierra hostil, donde el viento hacía estragos en las primeras casillas que armaban los ansiosos pobladores de la segunda meseta.

"La plaza necesita más cuidado de todos, acá arriba es difícil, no viene nadie y está todo abandonado", expresó el vecino.

El espacio también fue blanco de los vándalos que arrancaron de cuajo las cadenas y hamacas.

Como no hay agua, es difícil que crezcan los árboles y no hay sombra, sumado al crecimiento de las malezas en todo el sector de la calle Juan Domingo Perón.

El barrio Bella Vista se formó hace unos siete años y nació como una toma que se fue regularizando. Hoy hay casas de material de dos plantas y el ritmo de crecimiento que tiene es vertiginoso.

El barrio tiene la esperanza de algún día ver todo de verde.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído