Plottier: va a juicio por acosar y abusar de su inquilina

El hombre le había alquilado un local comercial al que iba todos los días. La golpeó y la manoseó.

Una mujer llevó al extremo la situación de vulnerabilidad de los inquilinos frente a algunos propietarios: denunció al dueño de un local comercial que alquiló en Plottier y encauzó un juicio por abuso y lesiones, que debía empezar ayer pero se postergó ante la presentación de un certificado médico del acusado.

La mujer explicó que no se retiraron del inmueble por la inversión inicial que hicieron.

Para la presidenta de la Unión de Inquilinos Neuquinos (UIN), Pamela Gaita, fue un caso extremo de lo que padecen los locatarios porque generalmente las quejas apuntan a falencias estructurales de los inmuebles que alquilaron.

La víctima le alquiló en octubre de 2014, mediante un contrato a tres años, un local comercial en calle San Juan al 437 de Plottier a un hombre que reside en la capital neuquina. La particularidad es que, sin razón ni explicación alguna, el propietario, de 70 años, concurría diariamente al local alquilado.

Según relató la mujer, de52 años, primero recibió maltrato verbal e incluso una exposición que la acusaba de falta de pago a pesar de que asegura contar con recibos firmados de puño y letra por el propietario.

"En marzo de 2015 tuve un episodio horrible. Estaba sola, me agredió y me manoseó. Me golpeó.

Pude pedir ayuda y hacer la denuncia", contó la mujer.

Luego, la familia optó por hacer los depósitos vía judicial, y aun así el propietario continuaba yendo al local todos los días y la acosaba.

"Esa persona no tenía motivos para hacernos la vida imposible. Hemos vivido una película de terror; tenía una notificación que indicaba que debía abstenerse de molestarnos, pero hizo caso omiso hasta que por suerte lo imputaron y lo sometieron al juicio", señaló la inquilina.

El contrato está vigente hasta julio. La mujer dijo que no se retiraron antes del inmueble por la inversión que hicieron para levantar el local de la situación de deterioro inicial. "Más allá de lo que falle la Justicia, ya no damos más. Hay un deterioro importante en mi salud tanto física como psicológica. Nos quitó las ganas de seguir trabajando. Es una pena porque es un emprendimiento que tiene una trayectoria en la ciudad, pero no podemos seguir en estas condiciones porque tampoco sabemos la reacción de esta persona después del juicio. Nada lo detiene", concluyó la víctima.

Antecedente
Una propuesta indecente para saldar el alquiler

En mayo de 2015 LM Neuquén publicó la historia de doña María, una jubilada de 65 años que alquilaba desde hacía un año una pequeña habitación en un inquilinato ubicado en la zona centro este de la capital neuquina, a la vera de las vías del tren, sobre Soldado Desconocido al 300. Ante el atraso en el pago del alquiler, el dueño del lugar le propuso saldar cuentas a cambio de sexo.

Como María se negó, el hombre la echó de los pelos a la calle.

María pagaba 2800 pesos por mes por una pequeña habitación donde tenía su cama, una mesa de luz, un ropero, una mesa, un par de sillas, un anafe y un televisor. Las dificultades en su economía la llevaron a atrasarse un mes en el pago del alquiler, y el propietario quiso sacar tajada de la situación. El hombre, de unos 60 años, a cambio de saldar la deuda la miró a los ojos y le dijo: "Págueme en especias".

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído