Polémica por el embarazo de una nena de 10 años

Después de la repercusión del caso, el gobierno de Salta adhirió al protocolo nacional que permite interrumpir el embarazo en caso de violación.

Salta. Luego de que se conociera la historia de la nena de 10 años embarazada de 21 semanas en Salta –fue violada por la pareja de su madre–, muchas organizaciones criticaron el protocolo provincial que establece que sólo se puede interrumpir la gestación hasta la semana 12. Ahora, tras la polémica, la Provincia decidió adherirse al protocolo nacional que establece que no hay plazos para practicar un aborto cuando es producto de una violación o pone en riesgo la vida de la madre. El caso reabrió el debate sobre el acceso al aborto no punible. En Salta, en casos de violencia sexual, el protocolo establece que se puede interrumpir el embarazo sólo hasta la semana 12, límite que no rige en otras provincias. Si bien el gobierno de Salta difundió que la niña que espera un hijo de su padrastro y su madre “manifestaron su voluntad” de continuar con el embarazo, el aborto no se habría podido realizar si lo hubieran querido porque había pasado el plazo de tres meses.

Eso cambió, y aunque aclaran que se respetará la decisión de la familia, en el texto se expresa: “Ante los aberrantes hechos de los últimos días, y más allá de la voluntad de la niña abusada y de su familia de continuar con el embarazo y no ejercer el derecho a la interrupción del mismo, el gobierno de Salta resolvió adherir al Protocolo para la Atención Integral de las Personas con Derecho a la Interrupción Legal del Embarazo, elaborado por el gobierno nacional en 2015”.

Te puede interesar...

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído