Precios por las nubes en cortes de carne, quesos y verduras

La gente evita muchos productos y cambia el hábito de consumo.

Sofía Sandoval

sandovals@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- La suba generalizada de los precios, que golpea con fuerza a la canasta básica, parece una realidad instalada que ya no va a cambiar. Los que sí cambiaron fueron los hábitos de consumo de los clientes, que ahora seleccionan con más cuidado lo que van a meter en el changuito del supermercado y se rehúsan a pagar por productos de lujo.

Además de presenciar la mirada dubitativa frente a las góndolas, los grandes comercios son testigos de un número cada vez menor de productos que pasan por la cinta transportadora y de algunos más exclusivos que quedaron abandonados en las estanterías. Con la inflación, algunos artículos caros ya no son tan consumidos.

Mientras que los clientes optan por segundas marcas y productos de estación para hacer frente a la baja en el poder adquisitivo, muchos consideraron que hay algunos precios imposibles de afrontar.

Los valores que exhiben las góndolas exigen una mirada más aguda de los clientes, que optan por segundas marcas o productos alternativos a los que compraban.

“Está todo muy caro, pero hay cosas que subieron mucho de golpe”, señaló Laura mientras empujaba el carro por la góndola de las gaseosas. Con la inflación, cambió las botellas descartables por los sobres de jugo en polvo.

En la carnicería de un hipermercado local, unos grandes carteles amarillos promocionaban los cortes de carne más económicos, que ahora son los más elegidos. La aguja, la paleta y la carne picada triunfan ante los precios excesivos de otras opciones, como el lomo, que sale 214 pesos por kilo, o la colita de cuadril, que cuesta 189.

“Antes compraba el jugo exprimido en bidón, pero ahora ese producto sale como 100 pesos, así que ahora compro las naranjas y las exprimo yo misma”. Noelia

“Soy muy carnicero y ahora cambié totalmente los cortes.Llevo mucho paleta o cuadrada y antes compraba más asado o colita de cuadril”. Pedro

“Compro exactamente lo mismo, a mí no me cambió nada. Como apoyo a este Gobierno, no compro el discurso de que todo está más caro”. Miriam

Una de las clientas aseguró que ya suspendió los típicos asados de los domingos, y la tradicional picada previa no escapa a esa realidad. Por un trozo pequeño de queso pategrás hay que pagar unos 80 pesos, mientras que el kilo de jamón crudo se comercializa a $350. Estos valores exigen una mirada más aguda de los clientes, que optan por segundas marcas o productos alternativos, sobre todo en esos pequeños gustos que se daban antes. Mientras una lata de papas fritas se consigue por 60 pesos, un paquete de una marca menos conocida sale la mitad. Las latitas de salmón ahumado, que cuestan unos 86 pesos, pierden contra el atún en oferta, que se compra por 22,50.

Cambiar los envases es otra de las estrategias a las que recurren los clientes. Mientras que la leche en botella sale unos 26 pesos, el mismo producto en sachet cuesta diez pesos menos. “Yo directamente no compro, cambié por mate cocido, pero por suerte no tengo chicos chiquitos que la necesitan”, explicó Silvia.

A pesar de este panorama, también existen aquellos que se las ingenian para comprar un poco menos y no renunciar a las marcas que consumen desde siempre.

La variación por rubro

Según la Dirección Provincial de Estadísticas y Censos, la inflación de mayo fue del 3,83 por ciento y representa un aumento superior al 20 por ciento en lo que va del año.

Si bien se dio una importante retracción en los valores de las frutas, que habían sido las más afectadas por las subas de precios en los que va del año, este mes se notó un alza en otros productos, como las verduras y los lácteos.

Mientras que la leche y sus derivados subieron 8,79 por ciento en un mes, los vegetales se incrementaron en un 9,71%.

Los rubros que siguen en niveles importantes de aumento son la indumentaria (5,57) y el equipamiento del hogar (5,07).

Este nivel de inflación mensual implica una aceleración en la suba de precios, cuyos porcentajes habían bajado en abril, cuando el registro fue de 2,56. En lo que va del año, la inflación más alta fue en enero, con un 5,85%.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído