LMNeuquen Violencia

Preocupa el aumento de violencia contra niños en la cuarentena

Según informaron desde Aldeas Infantiles y Unicef, en todo el país se incrementó la cantidad de este tipo de denuncias.

El aislamiento social, preventivo y obligatorio provocó que se incrementaran –en todo el país- los llamados a las líneas de emergencias (por ejemplo 102 en Neuquén y 911 en Río Negro) por casos de violencia contra niños.

"Desde que comenzó el aislamiento preventivo y obligatorio aumentaron casi más de un 90% la cantidad de llamadas para hacer consultas o denunciar que se vulnera algún derecho de un menor, o para exponer una situación problemática donde es protagonista y víctima", explicó una especialista al diario La Nación.

Te puede interesar...

Este aumento de llamadas se replica en las líneas 102 de la provincia de Buenos Aires y en líneas similares de otras provincias, como Mendoza, Salta y Catamarca, según aseguraron desde la Dirección de Gestión y Desarrollo de la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia, encargada de coordinar todas las líneas del país.

Organizaciones no gubernamentales, como Aldeas Infantiles y Unicef, también mostraron su preocupación sobre lo que consideran que es un aumento de la violencia contra los niños en situación de aislamiento social y destacan que esa violencia se da tanto en familias de clase baja, media y alta.

Desde el 20 de marzo, día en el que el Gobierno decretó la cuarentena , el aumento de llamadas obligó a que el Consejo de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Ciudad , del que depende el 102, reforzara las guardias los fines de semana. Además, debido a las nuevas medidas de seguridad sanitaria, los 23 operadores de la línea intercalan su trabajo entre la oficina y el teletrabajo en sus hogares. Lo mismo ocurrió en la provincia de Buenos Aires y en otras líneas similares que funcionan en 15 provincias del país.

Para demostrar el incremento, Vanesa Jalabe, coordinadora de la línea 102 de la Ciudad de Buenos Aires, señaló que en todo enero pasado, cuando los niños aún no debían permanecer en sus hogares por la amenaza del Covid-19 , recibieron llamados que involucraban a 200 menores. La misma cifra se replicó en todo febrero. "En marzo, solo en los primeros 10 días la cuarentena, se recibieron llamados por 170 niños y adolescentes", explica la funcionaria.

https://twitter.com/infanciaendeuda/status/1266086975578288133

Y si bien históricamente en marzo y abril tiene lugar un aumento de llamadas por el comienzo tradicional de clases, este año, en esos dos meses excepcionales y sin escuela, ese aumento fue exponencial: mientras en abril de 2019 se recibieron 231 llamados, en abril de 2020 se recibieron 506 llamadas. Más del doble.

Si se incluyen cuántos menores estaban involucrados en esos pedidos de ayuda, las cifras son aún más alarmantes. Cuando en mayo de 2019 se registraron 223 llamados, los cuales reportaban situaciones de abuso (de diferente índole y gravedad) contra 267 niños; en mayo de este año, los llamados fueron 512 y se referían a la situación vulnerable de 605 menores. Más del doble.

Según datos del Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad, los motivos por los que se consultó en las dos últimas semanas de marzo estaban relacionados en un 60% con problemas en las relaciones familiares, sin que medie la violencia física, y un 25% con situaciones de violencia, como maltrato físico, psicológico o trato negligente.

No obstante, durante abril y mayo, desde el Consejo se notó que los motivos relacionados con problemas en las relaciones familiares disminuyeron levemente a un 53% y las situaciones de violencia aumentaron a un 28%.

Por otra parte, en lo que va de cuarentena, también hubo un aumento del 18% en la cantidad de llamados que denunciaban situaciones de violencia familiar contra menores en la línea 137, que depende del Programa "Las víctimas contra las violencias" del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos porteño .

¿Qué ocurre en el interior del país?

En lo que refiere a la provincia de Buenos Aires y el resto del país, de acuerdo con estadísticas de 2018, el 50% de los llamados a todas las líneas 102 y similares, se reparten entre maltrato físico a los menores, negligencia y violencia familiar. El resto de las razones de los llamados se reparten entre abandono; situación de calle; consumo de sustancias; consultas legales; maltrato emocional y psíquico; discriminación; falta de acceso a la alimentación y a la educación; y en mayor medida, abuso sexual.

Todas esas denuncias representan la definición de violencia contra los menores, que no es ni más ni menos que la vulneración de sus derechos. Las llamadas que hoy se reciben en cuarentena representan esa misma foto a nivel nacional, pero multiplicada en un mayor porcentaje de denuncias.

Lo que preocupa a las ONG, como Aldeas Infantiles , es el mal funcionamiento de las líneas de ayuda a los menores en gran parte de la Argentina. "Verificamos que algunos números no funcionan o no atienden todos los días las 24 horas. Por ejemplo, en Santa Fe dan un número de celular en el que no atiende nadie", relató Alejandra Perinetti, directora nacional de Aldeas Infantiles que trabaja en la ayuda de menores de barrios vulnerables en la ciudad de Buenos Aires, Mar del Plata, Luján, Santa Fe, Rosario y Córdoba.

Ante la ausencia de cifras exactas y para develar el panorama sobre el maltrato infantil en el país, los especialistas señalan el aumento de un 39% de las llamadas durante la cuarentena en la línea telefónica 144 que asesora a personas víctimas de violencia de género en todo el territorio nacional.

"Los niños son víctimas directas si sus madres sufren violencia de género", explicó Sabrina Viola, oficial de protección de derechos de UNICEF Argentina. Además, alerta: "En el aumento de llamadas a las diferentes líneas de ayuda notamos que hay un incremento del riesgo de casos de violencia contra los menores en este contexto de aislamiento por la convivencia ininterrumpida en toda la Argentina".

https://twitter.com/infanciaendeuda/status/1256642171178016768

"La violencia contra los menores existió desde siempre y suele estar invisibilizada por la sociedad y por las formas de crianza" continúa Viola. Es decir, si alguien le grita sistemáticamente a un niño, lo denigra, lo subestima, eso es violencia, explican quienes estudian las diferentes violencias contra los chicos.

"Hoy, en medio de la cuarentena, un porcentaje alto de los llamados en la Ciudad corresponde a vecinos que escuchan desde las casas linderas discusiones donde hay menores involucrados. A veces no es una cuestión de violencia contra ellos, sino problemas de hacinamiento y peleas familiares", agregó por otra parte Karina Leguizamón, la directora del Consejo de Niños, Niñas y Adolescentes de la Ciudad. "No es que los vecinos se quejan por ruidos molestos, al contrario, llaman para buscar ayuda al escuchar sistemáticamente insultos y situaciones de malos tratos", detalló la coordinadora de la línea 102, Vanesa.

En su origen el 102 fue un número para que llamaran los niños y adolescentes, aunque históricamente quienes más llaman son los adultos: referentes familiares de los chicos; referentes de escuelas, en su mayoría públicas; y vecinos. No obstante, según Vanesa, durante la cuarentena aumentó en gran medida el caudal de llamadas por parte de los mismos menores: "Hemos tenido muchas llamadas de chicos y chicas que dicen que son víctimas de maltrato físico o psicológico. Nuestra tarea es escucharlos, contenerlos y derivar la solución al área correspondiente".

Fuente: LA NACIÓN

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

14.285714285714% Me interesa
7.1428571428571% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
78.571428571429% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario