Pusieron cámaras en la guardería de Centenario

Allí una seño ató a un nene de un año y medio a una silla para que comiera.

Neuquén.- "Me dijeron que mi hijo estaba llorando desesperado", afirmó la mamá del niño de un año y medio que fue atado a una sillita por una auxiliar, en la guardería del hospital de Centenario. En el ojo de la tormenta, la institución ya instaló cámaras de vigilancia en el lugar y pidió la baja de la auxiliar, quien por el momento se encuentra con certificado médico.
El desconcertante episodio ocurrió durante el mediodía del 19 de abril, aunque la madre fue notificada recién 15 días después. La mujer explicó que el error fue no haberle avisado a tiempo, y que por lo menos ahora todo estará monitoreado. La auxiliar, por otra parte, quedó a cargo de la Zona Sanitaria I.
"Lo ató de las manitos a una silla, si se caía se podía golpear", advirtió la mamá sobre el negligente accionar contra su hijo, y relató que la auxiliar estaba a cargo de los bebés que ya caminan, por lo que debería conocer la pedagogía de un niño de esa edad.

Según mencionó María (para proteger al menor el nombre de la madre es de fantasía), la cuestionada seño, frente al repudio de las otras maestras, les habría dicho: "Son mis chicos".

Además, señaló que fueron justamente esas tres maestras las que comunicaron la situación a la directora a través de una nota, porque en ese momento no estaba en el edificio.

En este sentido, la mujer detalló que a raíz del episodio, su hijo se brotó por completo. En ese momento, María lo llevó al hospital, donde le dijeron que se trataba de una reacción.

15 días tardó la institución en notificar a la madre de lo que había sucedido con su hijo.

"Después cuando me enteré lo que pasó, me di cuenta que había sido por el estrés de la situación", dedujo la madre y recordó que cada vez que lo tomaba en brazos para calmarlo, el brote desaparecía.
María confirmó que conocía a la auxiliar materno-infantil desde hacía un año y aseguró que siempre la trató bien, que lo único que intuyó era que hacía algún tipo de diferencia con los hijos de los médicos, a quienes les prestaba mayor atención.

"No tiene que estar en contacto con niños", sentenció la mujer, y contó que según lo que le trasmitieron desde la institución, la auxiliar argumentó que no tuvo la intención de lastimarlo.
Tras ser consultada sobre si pensó en retirar a su hijo de la guardería, María contestó que no, dado que las otras seños hacen bien su trabajo y que es la auxiliar quien debería irse, no su hijo.
Además, señaló que allí también concurre su hijo mayor de tres años.

Se irá a la Subsecretaría


Desde la dirección de la guardería y de las áreas de Administración y Recursos Humanos del hospital de Centenario, se pidió la baja de la auxiliar, por lo que se necesita un reemplazo, orientado a una maestra jardinera.

De acuerdo con la información relevada por LM Neuquén, la auxiliar que ató al nene tiene 41 años e ingresó a la institución el año pasado para trabajar en una de las tres salas del establecimiento, y como antecedente tenía haber trabajado en un estudio contable. Actualmente está con licencia por certificado médico, pero sigue dependiendo de la Subsecretaría de Salud, entidad que deberá evaluar su desempeño. Los padres de los chicos de la guardería fueron notificados de lo ocurrido en una reunión que se realizó el 11 de mayo. Al respecto, María añadió que en esa oportunidad algunos padres se quejaron de episodios similares que no fueron constatados. "Yo no sabía qué pasaba dentro de la salita, vos dejás a tu hijo y vas a trabajar", expresó María. Desde la dirección aseguraron que no volverá a trabajar con los chicos.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído