Rescatan del geriátrico a 6 abuelos con sarna y piojos

El lugar no tenía habilitación. Los viejitos estaban desnutridos.

Tres Arroyos

Seis abuelos fueron rescatados de un geriátrico de la ciudad bonaerense de Tres Arroyos que funcionaba en una vivienda particular y sin tener la habilitación correspondiente. Como si esto fuera poco, estos adultos mayores estaban desnutridos, tenían sarna, piojos y vivían en la casa sin luz, confirmaron fuentes policiales y municipales. “Estaban con piojos, sarna, lastimados, ulcerados, desnutridos, y el lugar no tenía luz y el servicio eléctrico había sido cortado desde hacía 8 o 9 días”, aseguró la titular de la Comisaría de la Mujer y la Familia de Tres Arroyos, subcomisaria Alejandra De Francesco, quien comandó el operativo que llegó hasta el chalet de Güemes al 1300.

“Terrible, calamitoso, mal comidos, por eso la médica ordenó el traslado inmediato de todos los abuelos”, sostuvo De Francesco, quien agregó, conmovida: “No sé qué hubiese pasado si demorábamos en llegar. Es una tristeza enorme porque todos tenemos abuelos y una no se acostumbra a ver este tipo de cosas”. El operativo fue ordenado por el fiscal de Tres Arroyos, Carlos Lemble, luego de una denuncia recibida por una de las propias empleadas en la Comisaría de la Mujer. “Tomamos intervención a raíz del aviso de una empleada de lo que constaba ahí adentro y del trato que se le dispensaba a los abuelos”, contó De Francesco. En el lugar, los policías constaron que no había luz, tenía excrementos y no estaba habilitado: la vivienda fue clausurada por la Justicia.

“Terrible, calamitoso, mal comidos, por eso la médica ordenó de inmediato el traslado de todos. No sé qué hubiese pasado si demorábamos en llegar. Es una tristeza enorme”, dijo Alejandra De Francesco, titular de la Comisaría de la Mujer y la Familia de Tres Arroyos.

De los seis internados, tres fueron restituidos a sus familiares, en tanto que los restantes quedaron internados en el Hospital Municipal Pirovano, señalaron las fuentes. Sobre si los abuelos contaban con familiares, la subcomisario dijo que “la mayoría no tenía familiares, muchos nos dicen que los dejaban entrar hasta la puerta”.

También expresó que, según testimonios recabados en el lugar y con los vecinos, se “escuchaban gritos constantes de los abuelos”. Además, la jefa policial, quien cuenta con 18 años de servicio, comentó que “según testimonios que a una señora, les daban comida para perros y las condiciones de higiene eran desastrosas”. Sobre la existencia de excrementos en el lugar, De Francesco dijo que en el lugar no había paquetes de pañales nuevos y que uno de los viejitos “tenía las manos sucias con materia fecal, algo indescriptible”.

Por su parte, el director de la Región Sanitaria I de Bahía Blanca, que tiene jurisdicción en Tres Arroyos, Oscar Bonino, confirmó que de los seis abuelos que vivían en el geriátrico, tres se fueron con familiares y los otros están siendo evaluados en el hospital. “Dos de ellos estaban siendo medicados para patologías pisquiátricas y el otro estaba desmejorado con algunas lesiones en piel, por lo que se encontraba bajo evaluación y tratamiento”, agregó Bonino.

De terror

Los obligaban a comer su caca

Según consta en el expediente que ahora tramita en la Justicia, los abuelos eran obligados a comerse su propio excremento. Incluso, algunos de ellos tenían fracturas óseas que no habían recibido el tratamiento médico adecuado. Al momento del allanamiento, en el cual tomó intervención el fiscal Carlos Lemble, titular de la UFIJ Nº13, fueron encontrados dos paquetes de salchichas vencidas como único alimento y en el patio había pañales usados. No trascendió aún el nombre del titular del geriátrico ni su situación procesal.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído