River no aprovechó el VAR y empató con Cruzeiro en el Monumental

Cuando todo parecía que iba a terminar 1-0 por un penal cobrado gracias a la tecnología, Matías Suárez erró desde los 12 pasos y la llave de octavos de final se definirá el próximo martes en Belo Horizonte.

Embed

Con la bronca de haber desviado un penal en la última jugada del partido, River abrió su llave de octavos de final en la Copa Libertadores de América empatando sin goles antes el Cruzeiro y ahora deberá salir a buscar la clasificación en Belo Horizonte.

En la primera parte no se jugó con esa ansiedad que caracteriza a cada noche de Copa en la Argentina, sobre todo cuando en frente hay un equipo brasileño.

Te puede interesar...

Cierto es que el Millonario buscó ser prolijo en la distribución de la pelota desde los pies de Enzo Pérez, pero no fue nunca avasallante, salvo en los primeros diez minutos cuando le tocaba perder posesión y rápidamente asfixiaba para que el rival no saliera de su propio campo.

Matías Suárez, que al final tuvo como compañero de ataque al joven Julián Álvarez, mostró un par de buenos movimientos en diagonal, aunque la primera de peligro real llegó a los 24’ de cabeza. Partió el centro de Pérez, el atacante del seleccionado peinó y en el rebote del arquero Fábio, no estuvo atento Nacho Fernández para gritar el primero de la noche.

A los 32’, la mala noticia en el conjunto local, lesión muscular para Javier Pinola y el ingreso un par de jugadas después del paraguayo Robert Rojas, que se adaptó rápido a la última línea frente a un tibio Cruzeiro de la mitad de cancha para adelante.

Cuando el partido se enfriaba aún más, a los 40’ desbordó Suárez por la derecha y el muy buen centro atrás del cordobés no fue capitalizado por Nicolás de la Cruz de frente al arco.

Dos más tarde, de un tiro de esquina lanzado desde la izquierda, Rojas anticipó a la marca en zona del rival por el primer palo y por centímetros no llegó a inflar la red con su salto. Demasiado poco para un primer cruce de octavos de final.

Las polémicas

En el arranque del complemento llegó la primera gran polémica. Jugada en ataque para Cruzeiro y pase al vacío para la corrida de Marquinhos Gabriel que terminó definiendo con justeza ante Franco Armani. Sin embargo, la línea de su hombro al momento de partir lanzado provocó que el asistente levantara la bandera. A instancias del VAR, luego, se dio por anulada la conquista visitante.

River ya no volvió a tener la posesión del primer tiempo. Creció Cruzeiro en el manejo de la pelota, se fue sacando ese miedo escénico ante el campeón defensor y se atrevió a pisar el área, más allá del poco trabajo que tuvo Armani.

Buscó Marcelo Gallardo sacudir tanta modorra con el ingreso del Oso Lucas Pratto por Álvarez, pero no sirvió de mucho. Ya el trámite no volvió a ser nunca lo mismo. En la mitad de cancha de los brasileños, el ex Vélez Lucas Romero jugó como para que la dirigencia de Belo Horizonte desistiera de cualquier venta a Independiente (lo quiere Sebastián Beccacece). El delantero tuvo la suya en un tiro de esquina a 8’ del pitazo final, pero el cabezazo se fue desviado por centímetros.

La más favorable del partido fue en la última, a instancias del VAR, por un agarrón con el delantero en el salto. El chileno Julio Bascuñán fue a chequear al monitor por única vez en la noche y volvió señalando al punto penal. Suárez se hizo cargo de la ejecución y terminó rematando alto, sobre el travesaño, dejando estampado el 0 a 0 hasta la revancha en Brasil.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído