"Soy el Justin Bieber tucumano"

El estandapero que logró popularidad gracias a Youtube y a Flavio Mendoza se instalará durante el fin de semana con cinco funciones en Casino Magic.

Miguel Martín, el estandapero tucumano conocido por su personaje de Oficial Gordillo, que copará durante el fin de semana el Casino Magic con cinco funciones de su espectáculo Choriando a lo grande, habló con LM Neuquén para contar detalles del show, de sus 11 años de carrera y de trabajo junto a Flavio Mendoza, el cual lo catapultó a la fama nacional.

¿Qué podés adelantar del espectáculo?

Choriando a lo grande tiene cuatro actos. El primero de ellos lo titulo “Gordillo metrosexual”, en donde habló de la experiencia con Flavio Mendoza, que le dejó mucho de positivo como el corrector de ojeras que tiene puesto y las cejas que se hizo (risa). En el segundo acto aparece Gordillo hablando de la niñez, por lo que aparece disfrazado de niño y compara la niñez de ayer y la de hoy, de cómo eran nuestros padres antes y cómo somos nosotros ahora como padres, que somos casi perfectos y no traumamos a los chicos, o por lo menos eso es lo que creemos, porque cuento los traumas que les provocamos a los chicos con nuestro comportamiento. En el tercer acto aparezco simulando ser mi mamá, quien desmiente todo lo que yo conté vestido como niño. Por último, Miguel Martín cuenta por qué el show se llama Choriando a lo grande y por qué los tucumanos tenemos esa fama de robar, que es cierta, pero yo sobre todo, que les robo a los grandes en un doble sentido: primero porque estuve “choriando” con grandes como Flavio Mendoza, Pablo Rago, Cinthia Fernández y Facundo Mazzei, y también porque les robo a los grandes, como Landrisina, El Negro Álvarez y Cacho Buenaventura, entre otros.

Te puede interesar...

¿Cómo es que llegás a darle este nombre a tu popular personaje?

Fue por dos cuestiones. Primero por los operativos que veía en la tele que me parecían muy graciosos, porque trataban de decir cosas difíciles y en serio, sin poder lograrlo. Después se termina de gestar cuando voy a la policía a renovar una cédula y el policía no creía que mi apellido era Martín y me decía “no puede ser, Martín es un nombre, debe ser Martínez”, y me puso Martínez en la cédula. En ese momento dije “este señor se merece un personaje” (risas).

Miguel Martín, el estandapero tucumano conocido por su personaje de Oficial Gordillo

¿Cómo te iniciaste en el humor?

En parte ya nací con esto. De chico me gustaba hacer payasadas. Recuerdo que en jardín de infantes me tiraba de arriba de las sillas, chocaba contra la pared, corría cuando no había que hacerlo, saltaba, gritaba, me gustaba llamar la atención para que se rieran los demás. Cuando la maestra o profesores preguntaban quién quería actuar en tal cosa, yo siempre me ofrecía porque necesitaba esa cosa histriónica. De grande comencé a paralelizarlo con el estudio de verdad: soy analista de sistemas, por lo que hacía talleres de teatro. A mis 28 años (en el 2007) me quedé sin trabajo y me empecé a dedicar a esto. Primero arranqué en fiestas, después en bares, después teatros, Youtube, la tele (Peligro sin codificar, Bendita TV y Comedy Central, entre otros), Carlos Paz, hasta que llegué a trabajar con Flavio Mendoza en Mahatma Alma Grande.

¿Qué cambió en tu carrera después de trabajar con Flavio Mendoza?

Flavio Mendoza me ve en Carlos Paz en el año 2016 y me convocó a trabajar con él en el 2017. Yo hacía la parte humorística y uno de los cuadros los protagonizaba con Mendoza. Allí él quería inaugurar un parque y yo era el policía que se lo clausuraba por falta de papeles. Después él me terminaba sobornando. Con eso gané dos premios, un premio Vos y un premio Carlos a mejor labor humorística. Por eso digo que Flavio me dio una visibilidad que antes no tenía porque yo me movía con mucha comodidad en el norte del país y el centro, Córdoba más precisamente, y ayudó a que me conozcan en todo el país. En Buenos Aires sobre todo, porque fui a hacer un show en el teatro Opera y terminé haciendo tres. Eso es el efecto Mendoza.

¿Qué rol tienen las redes sociales en el crecimiento de tu carrera?

Al no ser un bicho de televisión, y menos de Buenos Aires, me volqué en las redes sociales. Soy un Justin Bieber tucumano, porque gracias a Youtube me conocieron en diferentes lugares. Radios y programas de TV levantan mis videos, por lo que estoy realmente agradecido de las redes.

¿En algún momento soñaste con vivir este presente?

Nunca. Soy de Famaillá, un pueblo del “inferior” del país, como digo en un show. Mi papá era sodero, por lo que yo creía que iba a seguir ese camino con un camioncito de soda haciendo repartos. Tuve la oportunidad de hacer otras cosas.

Humor y crisis

Además de las redes y del gran envión que le proporcionó Flavio Mendoza, Martín aseguró que la crisis económica del país ayudó que sus shows se vean a sala completa. “Particularmente siento que la crisis ha aumentando la cantidad de espectadores a mi show. Es que la gente quiere desconectarse de la realidad, por lo que me dicen ‘vengo porque de esa manera me olvido de los problemas que tengo’. Quieren desenchufar la cabeza de los quilombos por lo menos durante una hora y media, y viajar con mi espectáculo a su niñez”, comentó.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído