Tenía un arma, quiso sacar una selfie y mató a la amiga

Al hacer la foto, un joven de 15 años estaba con un 38 en la mano.

Mar del Plata
Una adolescente de 18 años murió al recibir un disparo en la espalda cuando estaba con un amigo y una amiga e intentaban sacarse una selfie con el teléfono celular mientras exhibía un arma.

Todo indica que la investigación terminará en un hecho culposo. El menor creyó que había descargado el arma para hacer la foto, pero le quedaba una bala.

El hecho ocurrió el viernes en una casa de Güiraldes al 9000, al oeste de Mar del Plata, donde un joven exhibió un arma ante sus amigas y comenzó a manipularla para tomarse una foto con su teléfono junto a la dueña de la casa y se le habría escapado un tiro que dio en la espalda de la chica. El fiscal Carlos Russo -a cargo de la investigación- intenta esclarecer si se trató de “un homicidio doloso o culposo” en busca de determinar si el menor tuvo intención de matarla o si por accidente se le escapó un disparo. Según se supo, la otra joven se había retirado del dormitorio donde estaban para ir al baño y al regresar encontró a su amiga muerta y al chico con el arma en la mano tirado llorando sobre ella.

El joven inmediatamente alertó a su familia de lo sucedido y también a la Policía, que acudió a la vivienda. Cuando los policías de la Comisaría 16 llegaron, el adolescente les dio el arma y se entregó mientras les decía que “había sido un accidente al intentar sacar una selfie con el celular”. El nombre de la chica era Malena Acosta y falleció cuando era trasladada a un centro hospitalario de la zona.

Detenido en Batán
Por lo pronto, el chico de 15 años permanecerá encerrado en la unidad penal de Batán. Tanto él como la otra adolescente que se encontraba en el lugar del incidente declararon ante el fiscal (del fuero de Responsabilidad Penal Juvenil) que no hubo intención de provocar algún daño. Según fuentes judiciales, ambos testimonios tuvieron algunas diferencias, pero coincidieron en la parte sustancial del relato y orientan la investigación hacia un hecho culposo y no doloso.

De esas declaraciones también se desprende que el revólver calibre 38 que portaba el menor se lo había prestado un amigo para que lo guardara y que la razón por la que lo llevaba encima era “porque se lo iba a devolver”. La imputación al joven es de homicidio agravado por el uso de arma y portación de arma de guerra.

FRASE
“Pese a que el adolescente tomó la precaución de descargar el revólver, no advirtió que todavía quedaba un proyectil más dentro del tambor y gatilló”.
Fuentes policiales Revelaron detalles previos a la desafortunada ejecución

Con la policía
La madre, clave en la entrega

El menor, luego del disparo y de ver lo que había pasado, se asustó y corrió hacia su casa, a pocos metros del lugar del crimen, y se refugió con su mamá. Y fue ella quien finalmente acompañó a su hijo en el momento en que llegó el personal de la Comisaría 16ª, a cargo de Cristian Fontana. De hecho, la madre del joven fue quien, además de a su hijo, entregó el arma homicida. La gravedad de la herida en la chica se debió a que la bala ingresó por la espalda de Acosta y atravesó todo el tórax para salir por el pecho.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído