El clima en Neuquén

icon
24° Temp
19% Hum
La Mañana incendio

Todavía hay riesgo de que se reactive el incendio en Aluminé

Los brigadistas locales trabajan a diario en una guardia de cenizas porque aún quedan raíces y troncos incandescentes que podrían reavivar un nuevo foco.

Ya pasaron más de tres semanas desde la tormenta eléctrica que provocó un crítico incendio en Quillén, a pocos kilómetros de Aluminé, y los brigadistas locales siguen trabajando en una guardia de cenizas para evitar que se reactiven los focos y se pierdan más árboles nativos a causa de las llamas.

El intendente de Aluminé, Gabriel Álamo, explicó que los brigadistas locales del Plan de Manejo del Fuego, Corfone y el Parque Nacional Lanín recorren los sectores quemados a diario para mantener las zonas frías y reducir el riesgo de que se reavive el incendio a partir de las raíces y el interior de los troncos de mayor diámetro, que siguen con temperaturas incandescentes y que podrían reactivar el fuego.

Te puede interesar...

En declaraciones radiales, el jefe comunal destacó el trabajo de los brigadistas, hombres y mujeres que hicieron un gran esfuerzo durante el momento más crítico del incendio forestal y hoy trabajan en un terreno hostil para evitar que el fuego se reactive. "Tienen muchas cenizas, viento y altas temperaturas", dijo Álamo y aclaró que así se complican las tareas para los brigadistas.

A su vez, aclaró que desde el gobierno se busca colaborar con una comunidad originaria de la zona que tenía en la zona afectada su puesto de veranada. La comunidad Currumil se quedó sin campo para la pastura de sus 300 vacas durante el verano, por lo que las autoridades pretenden gestionar el uso de tierras privadas para que puedan cumplir sus tareas como crianceros. "La pérdida fue forestal pero también agropecuaria", afirmó.

Álamo señaló que la ola de calor, la sequía y las altas temperatura promedio de este verano incrementan el riesgo de que este foco se reactive o que surjan nuevos incendios en el sector. Por eso, solicitan que los visitantes sostengan el compromiso de no hacer fuego ni arrojar residuos en las áreas naturales.

También aclaró que la declaración de la emergencia ígnea para la zona permitirá ejecutar más recursos y prever planes de acción para actuar de manera rápida sobre las llamas. Sin embargo, aclaró que Aluminé contó con los recursos necesarios para combatir el fuego aunque, por la gravedad del hecho, "ningún recurso parecía suficiente".

Según comentó, la única manera de detener el fuego a tiempo se daba si el Municipio tenía cinco helicópteros disponibles en la localidad al momento de detectar las primeras llamas. Sin embargo, explicó que estos hechos son impredecibles y que la región en riesgo es demasiado extensa como para contar con tantos vehículos a disposición.

El intendente señaló, además, que desde el gobierno se trabaja en estrategias para recuperar el bosque nativo, mientras que en los bosques implantados de Corfone se analiza qué material se puede reutilizar y cuál se debe reforestar para recuperar estas 800 hectáreas afectadas.

En total, fueron cinco mil las hectáreas afectadas en Quillén, la mayoría pertenecientes al bosque nativo. Álamo aseguró que, por las altas temperaturas y la falta de humedad en el ambiente, en apenas 48 horas ya se habían consumido 2 mil hectáreas de especies nativas, con una velocidad sin precedentes en los últimos tiempos.

Lo más leído