Tomás Kirzner, hijo de Adrián Suar y Araceli González: "Mi viejo va a trabajar hasta que se muera"

El actor sigue con las grabaciones de ATAV y estará en Chueco en línea, la serie web autobiográfica de su padre, Adrián, que se estrena en junio.

Por Paula Bistagnino

Atrás quedó el bajísimo perfil con el que creció como hijo de Adrián Suar y Araceli González. Tomás Kirzner ya despegó y, aunque sigue siendo un chico muy tranquilo al que la exposición no le interesa, se gana un espacio en la actuación: su personaje en ATAV (Julián) llega después de dos años en los que pasó por Fanny la fan –debut televisivo-, una participación en Simona y ahora por las noches con la puesta teatral de La naranja mecánica. Pero el dato saliente de Toto, como todos lo llaman, se dará con Chueco en línea, serie que lo tendrá por primera vez junto a su padre. Producida por Pol-ka para Cablevisión Flow, la serie contará las dificultades de hombre ya mayor, para lidiar con las redes y generar contenidos digitales. Pero no sólo eso: es la manera en la que Suar cuenta su biografía y celebra los 25 años de su productora.

Es la primera vez que trabajan juntos…

Sí, es la primera vez que trabajamos juntos un número considerable de horas y la pasamos genial. Tenemos una química natural, que creo que se nota. Cuando empezó a planear esto me preguntó si quería estar, considerando que es como un falso documental de su vida. Y sí, estoy haciendo de su hijo, actuamos de nosotros, padre e hijo, y jugando con algo real que es que él se lleva muy mal con las redes sociales. Ojo, yo también, a pesar de ser un millenial, no me llevo muy bien con las redes.

Te puede interesar...

Arrancaste en Telefe y en la competencia de tu papá como para separar los tantos. ¿Ya no te importa lo de “el hijo de…”?

No, es que si le diera bola a eso sería un fracasado emocional y no podría haber hecho nada. Tengo la seguridad de haber llegado acá estudiando y de seguir estudiando. Además siempre alguien va a decir algo: los que ayer decían eso ahora dicen otra cosa y así.

Desde La naranja mecánica en el teatro a esto con tu viejo, te estás animando a todo. ¿No les temés a las críticas? ¿O preferís chocarte pero no quedarte con las ganas?

Prefiero siempre tirarme sabiendo que capaz me puedo golpear, o estrolar contra el suelo, pero que no me tome por sorpresa. Si esperara a estar ciento por ciento seguro, no haría nada. Y salto y si puedo planear, planeo. Y si no… Después vemos. A mí me encanta jugar, salga bien o salga mal, no quiero quedarme con las ganas. Me puedo confundir, pero va a ser queriendo.

Recuadro-entrevista-hijo-de-Suar.jpg

Decías una vez en un nota que tu viejo no es capaz de retar a sus hijos, no es creíble. ¿Eso es porque es mal actor o porque no puede ser serio?

Siempre lo digo: a mi papá nunca le salió ni le va a salir retar a sus hijos, porque es gracioso, porque es así su forma de ser, porque no puede ser de otra manera.

¿Qué va a pasar cuando tu papá te diga: “Tomás, te dejo Pol-ka, me retiro”?

No, no, no va a llegar esa instancia. No sé qué va a ocurrir conmigo en el futuro. Capaz me voy a estudiar o trabajar a otro país y hago otra historia. No tengo ni idea, pero además para que eso ocurra –si ocurriera, que no creo- faltan un montón de años. Mi viejo ama lo que hace y así como toda mi vida lo vi trabajando, creo que lo voy a ver trabajando para siempre, hasta que se muera. No va a largar nada.

¿Fue una carencia que trabajara tanto?

No, no sé, me crié viéndolo trabajar mucho, porque él es así y porque la televisión es así. Y lo vi amando eso, con etapas de muchísimo trabajo y otras de menos, pero él estuvo siempre muy cerca de mí y jamás sentí ausencia o competencia de su trabajo.

Julián, el policía que hacés en ATAV, es un idealista… ¿Qué hay de utopía o idealismo en vos?

Sí, Julián cree que el mundo puede cambiar en base a la ley y deja todo por hacer el bien. Creo que como todos, quiero un mundo mejor para vivir. Y es un clisé. Pero lo que trato de hacer para aportar mi granito de arena es preocuparme por ser una buena persona yo mismo. Y eso quiere decir ayudar al prójimo que está más cerca: a las personas con las que vivís, con las que trabajás, a tus vecinos, a los que te rodean, amigos y familia. Luego soy un defensor del cuidado de la naturaleza y de los animales. Soy un defensor absoluto, fan de los animales.

¿Eso viene de mamá Araceli o papá Adrián?

Sí, y de la vida. Si bien mis papás me inculcaron el respeto y la honestidad, es uno el que elige para qué lado patear. Porque en un momento la vida te deja solo y vos tenés que sostenerte en tus valores e ideales, actuar de una forma o de otra.

Y sí algo le faltaba a este año es que te pusiste de novio… (con Minerva Casero, hija de Alfredo)

Sí, y estoy muy feliz. Feliz de la vida. Muy enamorados, disfrutando de habernos encontrado. Nos habíamos conocido a los 13 en la escuela de actuación infantil de Nora Moseinco. Y nos reencontramos en el unitario de Fundación Huésped, donde además casualmente tuvimos que hacer de pareja. Y estamos chochos.

¿Les dicen que son parecidos?

Sí, sí, todos nos dicen que somos como hermanitos y nos cargan por “incestuosos”. Nosotros no nos vemos parecidos, pero se ve que la gente sí.

LEÉ MÁS

Ernestina Pais: "Hoy estoy armada de vuelta para bancarme esta exposición"

"A través de mi blog incentivo a otros jóvenes a leer"

Lourdes Sánchez: "Este año quiero ganar, me lo merezco"

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído