Tras los allanamientos, un "tóxico" y "pruebas falsas"

El abogado de Cristina hizo un descargo mediante un comunicado.

Buenos aires. El abogado defensor de Cristina Kirchner, Carlos Beraldi, difundió ayer un comunicado en el que hizo un extenso descargo sobre los allanamientos realizados en los domicilios de la ex presidenta por orden del juez Claudio Bonadio. Habló de “ilegalidades” durante los procedimientos, de “persecución política” y denunció que una empleada doméstica se intoxicó al ingresar al domicilio de Recoleta, en Buenos Aires, debido a la presencia de un “tóxico” en el ambiente. Además, negó tener bóvedas y habló de “pruebas falsas”.

El documento, titulado “Sobre los allanamientos a los domicilios de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner” y publicado en el sitio web de la ex presidenta, se desarrolla en ocho puntos. “Se me impidió controlar, como abogado defensor y como única persona que se encontraba en el domicilio, el allanamiento que se llevó a cabo en el inmueble de la calle Uruguay, violándose expresamente las disposiciones constitucionales, la ley dictada en consecuencia y lo que el Senado de la Nación dispuso en particular para este allanamiento”, señala Beraldi en el inicio del comunicado. En el segundo punto, el letrado señaló que el allanamiento en la propiedad de El Calafate (que comenzó el viernes) “fue extendido en el tiempo” para generar “estrépito y material para las tapas de diario”. A su vez, Beraldi aseguró que “en ninguno de los domicilios hay bóvedas ni documentos u objetos que puedan tener una procedencia ilícita”. Asimismo, comentó que los elementos confiscados en los allanamientos “no guardan relación con el objeto de la causa” y que su decomiso “no tiene otro propósito que generar daño y humillación”. Puntualmente al respecto del allanamiento en la casa de El Calafate, dijo: “No sabemos quién entra o sale de la casa y, mucho menos, si se planta cualquier tipo de prueba falsa”.

Te puede interesar...

Es en el apartado 6° donde Beraldi denunció que “quien se dedica habitualmente a las tareas del hogar en ese domicilio” (por el departamento porteño) se intoxicó junto a otras dos personas mientras realizaban tareas de limpieza en el departamento después del operativo. “Una vez en el interior del departamento, cuando estaban ordenando la ropa y limpiando los estantes en el vestidor del dormitorio de mi representada, sintieron mareos, fuerte picazón en la garganta y los ojos y dificultades para respirar”, sostuvo el abogado. Por esa razón, Cristina decidió no regresar al departamento..

“Se me impidió controlar, como abogado defensor y como única persona que se encontraba en el domicilio, violándose las disposiciones constitucionales”.Carlos Beraldi. Abogado defensor de Cristina Fernández de Kirchner

“Nadie puso nada ni sacó nada que no corresponda. Quizás se extendió en el tiempo pero fue por una situación de legalidad y de documentar todo lo que pasaba”.Néstor Roncaglia. Jefe de la Policía Federal

Causa de la valija de Antonini, a indagatoria

La estampida de arrepentidos precipitada por la “cartografía” de las coimas K que registró el chofer Oscar Centeno suscitó numerosas réplicas en el ámbito judicial, y la primera derivación de ese confesionario colectivo espoleó en el acto la causa más antigua que involucra al kirchnerismo: la de la valija con 800.000 dólares de Guido Antonini Wilson.

El juez en lo Penal Económico Pablo Yadarola llamó a indagatoria para el mes próximo a diez nuevos imputados por contrabando de divisas y lavado de dinero gracias a las confesiones de los cuadernos.

Entre ellos, deberán comparecer el ex ministro de Planificación, Julio de Vido; su mano derecha, José María Olazagasti; la secretaria privada de este, Victoria Bereziuk; el ex director general de Aduanas, Ricardo Echegaray; el ex titular de Enarsa, Exequiel Espinosa, y otros cinco guardias aduaneros sospechados de encubrimiento.

La causa se inició la madrugada del 4 de agosto de 2007 cuando Antonini Wilson, pasajero de una comitiva de ocho venezolanos y argentinos presidida por Claudio Uberti -sindicado como el gestor de la “embajada paralela” en Venezuela- ingresó sin declarar u$s 790.550 que en un acta reconoció como propios luego de ser descubierto.

Otro terreno que no fue declarado

Una investigación del programa televisivo La cornisa reveló que Cristina Fernández de Kirchner posee un terreno de 27 mil metros cuadrados de un valor estimado en u$s 1.200.000 al lado del Hotel Los Sauces, en El Calafate, que no figura en la declaración jurada de la ex presidenta. El lugar se encuentra pegado al hotel cuyo gerenciamiento, según confirmó el ex funcionario arrepentido Claudio Uberti, le fue encargado por los Kirchner al empresario fallecido Juan Carlos Relats.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído