Trump y la gran duda: ¿Quién será su candidato a vicepresidente?

Son muchas las variables que el magnate debe evaluar cuando elija a su "running mate" republicano.

Faltan pocos días para la convención republicana y Donald Trump está en la recta final para encontrar un candidato a vicepresidente. Se estima que el nombre será dado a conocer a fines de la semana próxima, así podrá concitar la máxima atención durante la convención de Cleveland, que se celebra entre el 18 y el 21 de julio.

Joven y experimentado, telegénico y querido, conservador y evangélico. Son muchas las variables que Trump debe evaluar cuando elija a su "running mate". Porque él o ella debe tener muchas características de las que el candidato republicano no puede hacer gala, pero de ninguna manera puede desplazarlo del centro de la escena.

Trump, experto en realitys, sigue desde hace días el mismo principio: se reúne con candidatos y con sus familias, luego tuitea de manera cortés y entusiasta sobre estos encuentros. Para los medios estadounidenses, el multimillonario, novato en la política, necesita como sea un "adulto en la sala".

A continuación un panorama de los nombres que más resuenan en los últimos días para acompañar a Trump:

NEWT GINGRICH (73): Veterano y prominente republicano, supo ser la cara del partido. Fuerte, duro, controvertido. Sería una señal a la enfurruñada cúpula partidaria. Como ex presidente de la Cámara de Representantes, experto en manejos del poder y muy experimentado. Pero con estos antecedentes responde también al "establishment", lo que actualmente representa una etiqueta difícil. Casado tres veces, al igual que Trump. Es considerado el máximo favorito, pese a su edad.

CHRIS CHRISTIE (53): Gobernador de Nueva Jersey. Inicialmente intentó ser el candidato republicano, pero tras la derrota se alineó sorpresiva y rápidamente detrás de Trump. Sus seguidores elogian su popularismo, pero los críticos le echan en cara su magnificencia. Habla por lo general sin filtros. Oscila entre la moderación y la derecha. Pero tiene un problema con Jared Kushner, el influyente yerno de Trump, porque hace tiempo encarceló a su padre.

MIKE PENCE (57): Como gobernador de Indiana, llevas las riendas de un estado disputado en el "Rust Belt" ("Cinturón del óxido"), una zona en el noreste del país marcada por su industria pesada y su desmoronamiento. Conoce Washington de sus épocas en el liderazgo del partido. En 2012 y 2016 evaluó una candidatura propia, ya que es muy querido no solamente entre evangélicos y conservadores. Su nominación sería un fuerte espaldarazo a la derecha partidaria, que duda de la fortaleza de las posiciones del candidato. En caso que Trump se decidiera por él, el gobernador tendría que despedirse obligatoriamente antes del 15 de julio de su carrera por la reelección. Pisa bastante fuerte en las apuestas.

JONI ERNST (46): La joven senadora representa al estado de Iowa. Es considerada una estrella en ascenso y un rostro aún sin explotar del partido. Aportaría experiencia militar en su carácter de veterana de la guerra de Irak y podría mejorar la pésima reputación de Trump entre el electorado femenino. El problema es que es muy inexperta en política interior. Así se postuló para el Senado: "Mientras crecía, castraba cerdos en una granja en Iowa. Así que si sigo camino a Washington, sé cómo cortar carne de cerdo". La palabra inglesa para carne de cerdo, "pork", hace referencia en la política estadounidense a favores financieros por motivos políticos. Pero Ernst consideró el miércoles que podría ayudar al "presidente Trump" mejor en el Senado que como vicepresidenta.

TOM COTTON (39): Senador por Arkansas, antes representante, conoce bien el "Hill". Egresado de Harvard, telegénico y en comparación, demasiado joven. Muy apreciado en el grupo de los conservadores en política exterior, que le dio la espalda en forma casi unánime a Trump. Ya es considerado como un candidato para 2020, pero para la primera línea.

BOB CORKER (63): Senador por Tennessee. Era muy cotizado, pero el miércoles se eliminó de la carrera. Dijo que había otros que podían hacerlo mejor y que él se desempeñaba mejor en otras cosas. Le llega a Trump hasta el hombro, lo que en la era del dominio de la imagen también habrá sido notado por su equipo.

JEFFERSON BEAUREGARD «JEFF» SESSIONS (69): Un veterano en el Senado, representa a Alabama desde 1996. Fue el primero en la Cámara Alta en respaldar abiertamente al magnate. Fuertemente conservador, es una garantía para asegurarse el ala de la derecha. Está de acuerdo en muchas cuestiones con Trump y es corresponsable de sus posiciones sobre inmigración. Cuenta con amplia experiencia legislativa, o sea, una condición clave en la actual constelación política.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído