Un barrio cansado de los cortes y equipos quemados

Explotaron artefactos de cinco vecinos que reciben luz de Plottier.

Ana Laura Calducci
calduccia@lmneuquen.com.ar


Neuquén.- Cada vez que corre viento, se quedan sin luz por horas. Y cuando la energía vuelve, el golpe de tensión es tan fuerte que les arruina los electrodomésticos. En el último apagón, fueron perjudicadas cinco familias del sector América, en Valentina Norte Urbana, pero hay unas 800 con el mismo problema. Todas viven en la franja pegada al límite con Plottier y reciben la energía de la cooperativa de la vecina ciudad. Como llevan años sin respuestas, los últimos damnificados están organizándose para ir a la Justicia.

Para los vecinos, la causa de los apagones y los cambios bruscos de tensión es la falta de inversiones. Muchos quieren pasarse a CALF, pero la cooperativa de Plottier se resiste. El argumento es que ellos prestaron el servicio por décadas, cuando daba pérdida, y no quieren ceder su red eléctrica sin un reconocimiento económico, sobre todo en un momento en que la zona se está volviendo rentable por los nuevos loteos.

"La semana pasada tuvimos un apagón que les quemó artefactos a las familias de Honduras al 7000; perdieron televisores, heladeras y microondas", contó Ricardo Mari, vecinalista de Valentina Norte Urbana. Denunció que la red eléctrica del lugar "tiene más de 20 años sin mantenimiento; hay postes que están podridos, alambres que pasan cerca de los cables y las luces de mercurio están tan sucias que no iluminan, es una boca de lobo".

58 millones es lo que pidió en 2014 la cooperativa de Plottier por la red eléctrica.

José vive sobre la calle Honduras y es uno de los damnificados por el último apagón. "El viernes pasado me explotó el televisor y se me quemaron el microondas, el equipo de música y varias lamparitas", relató, y añadió que los cortes y cambios de tensión son constantes: "Nos pasa todos los años que a alguno se le quemen los equipos". "La vez pasada, se prendió fuego un poste y, cuando llaman, tardan mucho en venir porque están en Plottier, además de que no mandan los recibos", se quejó.

Contó que había pasado por esta situación antes. "No te reconocen las pérdidas, así que esta vez vamos a responderles con un abogado y también vamos a poner un amparo para que nos pasen a CALF".
Silvina, otra de las usuarias, comentó que tienen cortes por lo menos una vez al mes y que duran de 3 a 12 horas. "A mí se me quemaron un microondas y un equipo de música hace dos años, fui a reclamar, me pidieron un presupuesto y me dieron vueltas y vueltas hasta que me cansé", recordó.
En Valentina Sur, el problema es el mismo. Milton Aguirre, presidente de la vecinal del área urbana, contó que "esto viene de años y se agravó últimamente, sobre todo en las chacras que están frente a la estación de servicio, porque se llenó de loteos". Dijo que al sur de la Ruta 22 "ya deben ser unas 600 familias las que dependen de la luz de Plottier, y todas tienen el mismo problema".

Los vecinos coinciden en que el servicio es deficiente desde hace décadas y los apagones se volvieron rutina. "Cada vez que corre viento, todos nos asustamos porque ya sabemos que se va a cortar la luz o algo peor", describió José.

Es un viejo problema que se agrava todos los años

Los problemas con el servicio de luz en la franja oeste de las Valentinas llevan años sin solución. Y, a medida que pasa el tiempo, la situación se agrava porque más y más familias se asientan en ese sector.

En 2012, el Concejo Deliberante de Neuquén hizo un reclamo formal para que los vecinos del sector cubierto por Plottier pasen a la red de CALF. Plantearon como argumento que existe una ordenanza vigente que reconoce a la cooperativa neuquina como la única concesionaria de luz dentro del municipio.

En 2013, ante la falta de respuesta, los concejales insistieron, aunque sin éxito.
Un año después, el propio intendente Horacio Quiroga inició gestiones para que CALF se quede con el servicio. Le reclamó al entonces presidente de la entidad, Fernando Garayo, que buscara una forma de incorporar a los vecinos afectados.

En ese momento, desde la Cooperativa de Plottier se recurrió a la Justicia e hicieron el planteo del valor económico de la red existente dentro del ejido neuquino. Señalaron que no iban a aceptar ningún trato si no les pagaban por lo que habían invertido.

Desde entonces, el tema está en negociación entre ambas cooperativas, sin mayores avances.

"El desarrollo demográfico nos llevó puestos"

Sergio Soto. Pte. de la Cooperativa de Plottier

¿Qué solución está pensada para los vecinos de las Valentinas?
Estamos negociando con CALF el traspaso, estamos en discusión y queremos un acuerdo justo. Nosotros hace 68 años que prestamos servicio ahí, desde la época en que a nadie le interesaba, y ese derecho lo vamos a defender como corresponde porque es una inversión que hicieron nuestros socios.

¿El problema es que no hay acuerdo económico?
Esto viene de hace tiempo y hay una discusión legal en el medio, donde a nosotros una pericia nos dio el monto de lo que valen las Valentinas. En su momento, eran 58 millones de pesos entre la inversión existente y las maquinarias.

Los vecinos se quejan de la falta de mantenimiento...
En esa zona se pasó de 200 a 2 mil lotes. Se han repotenciando algunas áreas pero sí, en algún momento algún Consejo de Administración dejó de invertir por el tema del traspaso a CALF. Tenemos que repotenciar. Aunque CALF está en la misma situación, necesita la Estación Norte para el verano porque tiene los mismos problemas que nosotros. El desarrollo demográfico nos llevó puestos a todos.

¿Y qué piensan de que los vecinos quieran irse con otra empresa?
Que no son todos los vecinos. Hay 80 socios fundadores viviendo en Valentina que no se quieren ir de nuestra cooperativa. Los que se quejan es porque ahí se urbanizó una zona rural y quedaron alamedas secas, que se caen con el viento y tiran las líneas. Eso es un problema porque se autorizaron 8 mil nuevos lotes donde había chacras.





Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído