Un triunfo grande de la mano de los chicos

Con Del Prete, Opazo y Ávila como grandes figuras, Cipo goleó al Rojo 3-0, espantó los murmullos y se acomodó en el Federal A.

Neuquén.- Cipolletti respondió ante su gente y se llevó un merecido triunfo en su casa. Goleó por 3 a 0 a un deslucido Independiente y se acomodó en la zona patagónica del Federal A.
Último en las posiciones antes de comenzar a jugarse el clásico en La Visera, los dirigidos por Henry Homann presentaron una formación repleta de cambios y juveniles que entendió las formas y puso la pelota al piso para superar a un rival incómodo.

En frente, el Rojo no pudo hacer pie en el sintético de La Visera y casi no generó situaciones de peligro en el arco defendido por el Nicolás Caprio.

En la primera parte, el local mereció tomar ventaja en el resultado. La buena intervención del arquero Matías Villalba se lo ahogó a Gustavo Del Prete a los 13 minutos, entrando por el segundo palo en un tiro libre, y luego de ese despeje al tiro de esquina llegó el primer aviso de Marcos Lamolla de arriba, ante una defensa visitante que arrancó marcando en zona la pelota parada.
El Rojo apenas tuvo una insinuación en los pies de Mario Ávila de contraataque, tomando al fondo albinegro mal parado. La definición terminó saliendo ancha por el segundo palo del arco defendido por Nicolás Caprio.

1 partido ganado de Cipo en esta temporada. Jugó seis en total, dos por la Copa Argentina.

Antes del cierre de la etapa, Cipolletti tuvo una clara con Opazo, quien recibió solo dentro del área por vía aérea y cabeceó por arriba del horizontal de Villalba.

Pero justo antes del pitazo final, el local avisó otra vez y nuevamente apareció la figura del arquero, que le tapó un tremendo cabezazo a quemarropa a Lamolla y a puro reflejo pudo desactivar.
Ya en el complemento, la justicia no tardó en hacerse presente en La Visera. Un córner a favor del local en 10 minutos de juego encontró un certero cabezazo del experimentado zaguero albinegro que se metió esquinado a la izquierda de Villalba, que esta vez no pudo hacer nada con su estirada.
Seguido a eso, Cipo siguió yendo y casi encuentra el segundo con un buen remate de Opazo que encontró bien parado al "1" del Rojo.

"Quedó reflejado en el resultado lo que veníamos haciendo en cada partido. Vamos a seguir en esta línea, va a jugar el que mejor que esté". Henry Homann. Técnico de Cipolletti

"Este es el camino, el que se venía dando desde el principio, pero nos faltaba ganar. Estamos muy contentos, nos prendimos en la pelea". Marcos Lamolla. Capitán de Cipolletti

El juego se caldeó tras la ventaja del local. Le fueron fuerte a Lucero, el juez no cobró y Doglioli enseguida le entró con todo a Carrasco, lo que generó un tumulto entre los dos equipos que, por suerte, no pasó a mayores.

Coronel puso en cancha a los refuerzos Matías Sarraute y Franco Amaral en lugar de Alan Sack y Gonzalo Lucero, y encontró de esta forma algo más de aire, aunque fue demasiado tarde.
Maxi Carrasco amplió la diferencia los 28 minutos, con un tremendo disparo desde afuera del área que se clavó en el ángulo del arquero visitante para delirio de todo el estadio, que ya sentía que la victoria se quedaba en casa.

Con el trámite del partido ya liquidado, en los instantes finales Ezequiel Ávila pescó un rebote en el área de Independiente para empujar la pelota y poner el decisivo 3 a 0.

Un mazazo para el equipo de Coronel por lo abultado del resultado y una bocanada de aire para los de Homann, que por fin levantaron cabeza en este 2016.

Independiente no pudo como visitante en dos presentaciones y ahora tendrá pronta revancha ante Madryn en Chubut. Cipolletti, más tranquilo, tendrá fecha libre para recuperar soldados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído