Una carta en plena guerra los unió 34 años después

Un ex combatiente se encontró con la chica que le escribió en 1982.

General Pico
Durante la guerra de Malvinas, en 1982, fue muy común que los niños y adolescentes escribieran cartas a soldados anónimos que estaban en el frente de combate. Lo imposible de imaginar entonces era que el autor de una carta y el receptor de la misma en el Atlántico Sur pudieran encontrarse, de alguna forma. Ese es el caso de Graciela Vassarotto, quien a sus 14 años le mandó una carta a un soldado que resultó ser Ernesto Urbina, quien hace 34 años la guardó entre sus cosas y ahora, por casualidad, se reencontró con ese manuscrito y decidió buscar vía Facebook el nombre de aquella adolescente que le había escrito. Y la encontró.

Graciela es profesora de artes visuales, vive en General Pico, La Pampa, y está reviviendo una etapa de su vida que estuvo marcada por la guerra de Malvinas y en la que ella, como tantos, se atrevió a mandar decenas de cartas. Una de ellas la recibió Ernesto, que vive en la ciudad bonaerense de Punta Alta, y este rastreó a Graciela por la red social. “Estimada aunque desconocida Graciela. En 1982 recibí muchas cartas de niñas y niños y personas de diferentes edades, pero mayormente de corta edad. Entre esas cartas me llegó una escrita por una nena de Huinca Renancó”, le escribió hace unos días Ernesto. Y luego de contarle que hace pocos días, reacomodando papeles, se encontró con la que resultó ser de ella, dijo: “La niña que me escribió se llama Graciela Cassarotto, ella me pide que le conteste y como no me acuerdo si lo hice, lo hago hoy. No sé si eres tú esa persona, ojalá lo fueras, porque tu carta me llenó de fuerzas como las demás para seguir adelante con mi vida”. La respuesta de la Graciela adulta, pero con una niña en su interior, fue inmediata: “Síííí, soy yo!!! Y sigo creyendo en el poder de la palabra”.

Aquel soldado anónimo hoy tiene nombre para ella; y para él, aquella niña tiene rostro. “No sé cómo sigue esto -dice Graciela-. Supongo que nos encontraremos... Pero sólo sé que estoy viviendo una emoción indescriptible”.

FRASE
“No tengo palabras para describir lo que estoy viviendo: sentir que mi carta le llegó a un soldado que la guardó, me buscó en Facebook y se comunicó conmigo”.
Graciela Vassarotto Escribió la carta cuando era una niña

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído