Usaron a un niño de 8 años para robar y lo abandonaron

"Vendo dulces", dijo el menor al ser sorprendido dentro de una casa.

NEUQUÉN
Dos delincuentes utilizaron a un niño de ocho años para robar una casa en el barrio Utedyc. Lo introdujeron por una pequeña ventana, pero la cosa se les complicó y dejaron al chico abandonado a su suerte. Los dueños de la vivienda agredieron a los ladrones, y cuando llegó la Policía tuvieron que separarlos para poder detener a los dos hombres.

Ayer a las 19:30, Andrea volvía de hacer las compras cuando se enteró de que intentaron robarle a su hija por cuarta vez en el mes. Mientras la Policía capturaba a los delincuentes, la mujer entró a su casa y se encontró con un niño atemorizado en su casa, que al ser interrogado por ella alegó "vender dulces" y salió corriendo despavorido.

La hija de Andrea, que vive en un departamento atrás de su casa, interceptó a los ladrones en plena huida y los golpeó con la ayuda de un vecino y su marido. "Mi yerno le pateó la cabeza con los botines del trabajo y le hizo un corte a uno de los chorros", admitió la mujer.

Asimismo, relató que uno de los ladrones no quería responder a las preguntas de los efectivos policiales porque en su boca ocultaba marihuana. "Ya no se qué más nos van a robar, falta que se lleven a los perros", ironizó Andrea y explicó que sólo se maneja con tarjetas de crédito porque teme dejar dinero en su casa.

La mujer, cansada de la falta de soluciones y de la impunidad con la que se mueven los ladrones amenazó a un policía: "La próxima voy por tu cabeza". Andrea declaró que está harta de la situación y que con los vecinos hicieron un grupo de Whatsapp para advertir la presencia de extraños y posibles robos, pero nada alcanza.

Otra de las vecinas de la manzana I relató: "Hace un mes y medio que roban todos los días y a toda hora". Sin ir más lejos, el otro miércoles a las 7:30 de la mañana pensó que su vecino, un policía retirado, estaba sacando su auto cuando advirtió que en realidad se lo estaban robando.

Gladys, una señora que trabaja limpiando la casa de Dorita en la manzana E, contó: "Le roban todos los años, la tienen fija. Hace unos años la desvalijaron y se llevaron hasta las sábanas".

Para finalizar, indignada, Andrea expresó que le dio su número de teléfono a uno de los efectivos policiales y que este luego "la quiso levantar" por mensaje de texto.

Seguridad a medias
El móvil policial está para Indalo

"Algo malo va a pasar", refirió una vecina de Utedyc frente a la ola de robos que sufren de manera cotidiana. La mujer aseguró que la Policía les dice que tienen un móvil en el barrio, pero que está para resguardar la seguridad de los colectivos de Indalo.

En este sentido, los vecinos admiten que los efectivos policiales pasan cuando los llaman y que ya han evaluado pagar una empresa de seguridad privada. Además, en los próximos días se reunirán con la Policía de Melipal para exigirle una garita que hace tiempo prometió poner en el barrio y que quedó en la nada.

Primera alerta
Motochorros y robarruedas

El mes pasado, LM Neuquén denunció la presencia de motochorros y robarruedas que desvelan a los vecinos de Utedyc. El 1º de febrero, el dueño de una casa ubicada en la manzana k declaró: "Me barretearon la puerta y llevaron dinero en efectivo, una cámara de fotos, un televisor y las computadoras".

Dos días después, le robaron los neumáticos traseros a un Volskwagen Passat propiedad de otro vecino de la misma cuadra. "Guardo el auto aunque lo tenga que usar a los 20 minutos", detalló una mujer del barrio.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído