Violento golpe comando a la concesionaria de Volvo

Entraron armados y encapuchados. Se llevaron dinero y tecnología.

NEUQUÉN

“Nos podrían haber matado. No tenían necesidad de ser tan violentos”, aseguró Juan Carlos, aún dolorido por los golpes que recibió cuando entraron a robarle a su concesionaria en el barrio Belgrano. Se llevaron computadoras, celulares, el servidor de las cámaras de seguridad y dinero en efectivo.

El golpe comando ocurrió el jueves a las 19 en Volvo Repuestos, ubicado en calle Perticone al 900. “Ya habíamos cerrado, estábamos con mi hijo cuando sentimos un fuerte golpe. Habían reventado la puerta del frente y entraron con una violencia desmesurada”, recordó el comerciante de 62 años, que estaba con su hijo de 23.

En segundos, tenían encima a tres hombres encapuchados y armados que los atacaron a golpes.

“Querían dinero a toda costa. Les dimos todo lo que teníamos, pero seguían insistiendo”, expresó Juan Carlos, quien detalló que fue tirado al piso y atado de manos y pies con alambre. “Me pateaban en la cabeza y las costillas y en el rostro me dieron con el arma”, detalló.

El hombre aclaró que a su hijo solamente lo ataron y lo tiraron en el baño. Sin embargo, a él no dejaron de golpearlo durante la media hora que duró el robo.

“Nosotros no opusimos resistencia, pero no les bastó. Menos mal que no dispararon”, confió el empresario al detallar que dos portaban armas chicas y el tercero tenía un “fierro grande”, supuestamente una pistola 9 milímetros.

No es la primera vez que roban en la concesionaria. “Antes nos han entrado, pero nunca con violencia ni con nosotros adentro”, destacó el dueño, y agregó que es común que roben en la zona.

La concesionaria cuenta con 10 cámaras pero al robarse el servidor se llevaron todo el material, por lo que imaginan que habían estudiado previamente el local.

Juan Carlos recordó que tenía filmaciones de atracos a los vehículos estacionados en la cuadra para mostrarle a la Policía.

Además, se llevaron tres computadoras, un Iphone, otro celular, las billeteras con los documentos personales de ambos y $5000, “todo el efectivo que teníamos porque nosotros nos manejamos con cheques y transferencias”.

“Estaban preparados. Andaban con handys. Si no son policías, pasan raspando”, sentenció el hombre, que sospecha que los delincuentes podrían estar escuchando la frecuencia policial para actuar.

Una vez que huyeron del local, las víctimas se desataron y pidieron auxilio. Concurrieron al lugar dos patrulleros, personal de Criminalística y de emergencias, que trasladó al hombre hasta el hospital para su atención médica.

Lo llamativo del hecho es la hora en que se produjo. “A las 7 de la tarde todavía hay mucha gente, porque nosotros somos el primer negocio que cierra (a las 18)”, concluyó Juan Carlos.

“Son unos salvajes. Estaba en el piso y me seguían pateando. Pensé que me iban a reventar la cara. Pero, la verdad, la sacamos barata”. Juan Carlos, empresario.

Sospechas

Actuaron con la misma violencia

“Es muy parecido al robo que contaron ustedes en el diario”, resaltó Juan Carlos al narrar lo sucedido. Lo comparó con el asalto que sufrió una familia en su casa ubicada sobre calle 12 de Septiembre al 900, en la zona centro-oeste de la ciudad.

En esa oportunidad, tres delincuentes ingresaron armados el jueves a las 7:15 y luego de golpear, amenazar y maniatar con alambre al padre de familia, se alzaron con dinero, joyas y una camioneta Toyota Rav negra.

Tal como le sucedió al comerciante, uno de los ladrones le propinó golpes de puño y patadas al dueño de casa mientras le exigía dinero. Otra similitud es que el hombre fue golpeado frente a su esposa e hijos, tal como le pasó al comerciante, quien fue el único que recibió los golpes, mientras que su hijo sólo fue maniatado.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído