Desde San Martín, donde empezó a entrenar con edad de quinta división, hasta La Amistad, donde fue goleador del equipo en el Federal C y el B, llamó la atención de todos.

A fines del 2017, un llamado desde Chile parecía cambiarle la vida para siempre. El ascenso trasandino le abría las puertas en Bernachea, club de la ciudad de Santiago, por un contacto de representantes.

Pero el cuento de hadas se convirtió en pesadilla a sólo un mes y pegó la vuelta.

“No me cumplieron. El intermediario nos dejó tirados y pasé hasta hambre. Desde el club tenían un buen concepto, pero imposible seguir así, me volví para estar cerca de la familia y volver a empezar”, confesó.

“Nunca pensé en dejar la pelota, pero mi hija y mi señora no podían vivir del aire. Enganché un trabajo de noche y la idea era entrenar de tarde”, reconoció.

Pero el destino tenía para él otra carta guardada, y se topó con Manuel “Estu” Gutiérrez, quien trabaja en las formativas de Cipo y es amigo personal de Germán Alecha, DT del equipo local de Cipolletti.

“Enseguida el técnico mostró interés. Me puso contento saber que estaba en la consideración de ellos”, amplió el jugador. Y en relación con la Copa, no ocultó sus ganas: “El DT nos dijo que si hacemos las cosas bien, tendremos chances”.

"Llego a préstamo por un año. Mi intención es ganarme un lugar para lo que viene. Ojalá pueda jugar la Copa Argentina”.Enzo Romero. Delantero de Cipolletti

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído