LMNeuquen Arias

Arias, "triste" por la situación del predio neuquino donde se inició

El "1" de Racing habló en exclusiva con LMN sobre el mal momento del complejo Cubitto, que vende el césped para subsistir. En esa chacra dio sus primeros pasos y allí sueña con refundar a futuro al Ruca Hueney.

Por Fabricio Abatte-abattef@lmneuquén.com.ar

Ese lugar donde hoy funciona el complejo Cubitto es muy especial para Gabriel Arias. Siempre estará en el corazón del consagrado arquero de Racing, bicampeón con La Academia. Allí se inició su leyenda en el fútbol, su excelente trayectoria. Fue el sitio en el que empezó a soñar con llegar a Primera División y lograr todas las metas que fue alcanzando en el más popular de los deportes.

Te puede interesar...

No por nada, hace un tiempo declaró que a futuro le gustaría ayudar a refundar al Ruca Hueney, club desaparecido que ocupaba las instalaciones en las que hoy funcionan las canchitas de "Papi fútbol" que a la vez son utilizadas para el torneo Don Pedro.

Enseguida, tomó nota de ello Eduardo Cubitto, uno de los dueños del complejo de Bejarano al 1200 en Valentina Sur que lo conoce de entonces y se comprometió en ayudar al arquero a través de LM Neuquén.

Muy querido en el ambiente futbolero de esta capital, el hombre y su emprendimiento sufren ahora las graves consecuencias de la crisis de la pandemia, que golpea duro al sector y la noticia de que junto a su socio venden el césped de la enorme y emblemática Chacra para subsistir conmovió a muchos en la región. Y también al propio Arias...

SFP_Cubito-canchas-de-fulbol-vende-el-cesped-(5).jpg

El famoso arquero, triste

A partir de este hecho nos pusimos en contacto con la figura de Racing y si bien en tiempos de cuarentena hay una norma interna de no brindar declaraciones, el Gaby accedió, con el aval de los encargados de prensa de la poderosa institución de Avellaneda, a opinar de un tema sensible, que le interesa y le toca los sentimientos.

“Una noticia triste, nadie se imaginaba el momento que nos toca vivir. Ojalá pase todo lo más rápido posible y empiece de a poco a volver a la normalidad”, comenzó diciendo quien brilló en la obtención de la Superliga 2019 de La Academia.

Desde su casa en Buenos Aires, donde cumple con el aislamiento social, Arias recordó con cariño sus inicios allí. “En ese lugar la pasé muy bien, eramos una familia muy grande, y Cubitto con su esposa Laura eran los que siempre estaban para lo que se necesite”, valoró memorioso y agradecido.

Asimismo, destacó la actitud del propietario del complejo de ponerse a su disposición en su momento para ayudarlo a refundar la entidad más adelante. “Un gesto lindo, hay un cariño de ambas partes, ojalá en algún futuro se crucen nuestros caminos nuevamente”, redondeó Arias, quien seguirá pendiente de lo que pase con Cubitto y no pierde la ilusión de refundar a su querido equipo.

SFP_Cubito-canchas-de-fulbol-vende-el-cesped-(7).jpg

“No lo vamos a molestar”

La respuesta de Eduardo fue acorde a su perfil bajo y sus códigos. “La amistad viene de largo entre las familias, hemos estado juntos siempre. Me genera emoción, me alegran mucho sus palabras al diario en este momento crítico. El predio es privado, hoy no es un club social y deportivo. Y vamos a salir adelante”, explicó tras enterarse de los dichos del 1.

También quiso dejar en claro algo: “No lo vamos a molestar a Gaby (por Arias), no corresponde. El tiene su familia y otras cosas muy importantes de las que ocuparse. No hace falta que se preocupe por esto ahora”, le dijo sincero a este medio, con ese tono de voz tan paternal que utiliza cuando se refiere a uno de los máximos referentes del deporte regional, al que vio crecer futbolistícamente y como persona en sus campitos.

Siempre optimista, por último desdramatizó la situación. “Va a pasar y nos arreglaremos y le buscaremos la vuelta para sacarlo adelante. La decisión de vender el césped es para poder pasar estos meses de pandemia. Es uno de los momentos económicos más complicados que he visto, aunque en el peor de los casos, tendremos que vender un pedazo de La Chacra”, finalizó Cubitto.

Dos números uno que esperan derrotar en todo sentido a la pandemia y reencontrarse en la querida Neuquén.

Canchero-Arias-futbol-cancha-Ruca-Hueney-2.jpg

¿Dependerá de lo que pase con el predio el sueño del Gaby?

Lo que está claro es que si Cubitto empieza con el achique forzado y a vender sus tierras a raíz del fuerte impacto económico del coronavirus, las chances de que ese sea el lugar elegido para albergar en el futuro nuevamente al Ruca Hueney se empezarían a desvanecer.

“Arias llegó a los 10 años y siempre me sorprendió su serenidad, la seguridad con que salía jugando, la precisión en sus pies. Es una alegría que se acuerde de uno, es un tipazo”, destacó el hombre de la boina en su momento.

Todo se inició a fines de los 90. “Fue un club importante, acá se jugaron dos mundialistos y La Araucanía, creo que la última vez que salió campeón Neuquén. Dejó de existir hace 7 u 8 años cuando quedó acéfalo. Carlos Padua y Rubén Silva fueron los fundadores del club. Yo les alquilé el predio cuando vinieron con la idea y me fui encariñando, tanto que me propusieron para presidente. Recuerdo que con los chicos elegimos entre todos el nombre, nos pareció simpático y quedó...”.

¿La leyenda continuará más adelante allí mismo? Ojalá que sí, por Cubitto y por Arias.

LEÉ MÁS

Salen a vender el césped de sus canchas para sobrevivir

El fútbol español oficializó cinco contagios y en Portugal tres más

Boca también gana el campeonato económico en medio de la crisis

Lo más leído

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

100% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario