Aún no hay pistas sobre quién mató a la enfermera

Sospecharon del marido, pero tiene coartada: estaba en su trabajo.

Buenos aires. Una enfermera de 33 años fue encontrada asesinada a golpes en el interior de un galpón de su propiedad, en la localidad bonaerense de Longchamps, luego de que su hija de un año y medio apareciera deambulando sola por una plaza de Burzaco, también al sur del Gran Buenos Aires.

La mujer asesinada, que se llamaba Marcela Coronel y trabajaba en el Hospital Italiano, llevaba varias horas desaparecida. La alarma se había encendido la mañana del lunes, cuando la pequeña hija de Coronel, de un año y medio, fue encontrada deambulando en la plaza. La niña, que se veía bien vestida y muy cuidada, parecía estar muy triste y buscando a su mamá, según la descripción realizada por vecinos de la zona, y en un primer momento se pensó que la madre la había abandonado. Más tarde, la nena fue llevada a la Comisaría de la Mujer de Burzaco, donde poco después fue reclamada por la familia de su padre, Gabriel Guevara, un joven de 24 años que se desempeña como vigilador privado.

A partir de ese momento se inició la búsqueda de Coronel, que terminó con el macabro hallazgo del cuerpo fuertemente golpeado de la enfermera. Las primeras sospechas apuntaron a Guevara, pero el joven tenía una coartada: a la hora del crimen estaba en su trabajo. Incluso, él mismo se encargó de desarrollar su hipótesis ayer a la mañana, en la puerta de la comisaría de Longchamps, diciendo que a su esposa “la mataron en un asalto al voleo” durante una entradera. “Puede ser que haya salido a hacer compras, la metieron y la asesinaron. Falta algo de plata de la casa, está todo revuelto y parece que habían preparado cosas para llevarse”, expresó. Sobre las sospechas que recaen sobre él, las consideró normales por tratarse del “marido” y, además, por ser el “único que tiene las llaves” de la casa además de la víctima. También reveló que una vecina vio un hombre y un auto blanco “a determinada hora de la noche” del domingo y “la mañana del lunes”. Y contó que tiempo atrás, en su trabajo de vigilador, tuvo un “problema con gente vinculada a la droga” en el marco de su trabajo.

El caso lo lleva el fiscal Marcelo Juan, del Departamento Judicial de Lomas de Zamora. A raíz del crimen, ayer a la tarde las compañeras de trabajo de la víctima se reunieron en la puerta del Hospital Italiano para reclamar justicia.

“Trabajo de seguridad en un centro para personas en situación de calle y desde hace un tiempo hay gente que vende droga. Los denuncié y empezaron a amenazarme”.Gabriel Guevara. Marido de la enfermera fallecida, Marcela Coronel

18 meses tiene la hija de la pareja

La hija de la enfermera fue el detonante, porque apareció sola, deambulando en una plaza. Cuando comenzaron a buscar a su mamá, se descubrió este brutal crimen sin sospechosos.

Compañeros le apuntan al marido

El personal del Hospital Italiano, donde trabajaba Marcela Coronel, protestó en la puerta del centro de salud exigiendo “justicia para Marcela”. En ese contexto, algunos de sus compañeros apuntaron al marido de Coronel como el responsable de este crimen. De hecho, el delegado gremial, César Latorre, fue concluyente al revelar que la propia Marcela le había dicho en varias ocasiones “que vivía situaciones de violencia con su pareja, que la amenazaba de forma constante”. Y calificó este crimen como “femicidio”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario


Lo Más Leído