Avance contra el COVID-19: San Juan presentó una innovadora cápsula

Sirve para aislar a los pacientes y mejorar la seguridad del personal de salud, reduciendo el contagio intrahospitalario.

Se desarrolló en el Hospital Rawson, en la ciudad de San Juan, una “camilla de bioseguridad para transporte de paciente COVID-19” llamada ARCA y podría ser una de las principales herramientas para vencer al coronavirus porque reduce el contagio intrahospitalario.

Uno de los 64 proyectos que eligió el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación para subvencionar con 100 mil dólares, en el marco de la lucha contra la pandemia, fue una burbuja plástica de 1,80 x 55 x 50 centímetros. Esta es la medida standard, pero se puede hacer en otras medidas, y su función es aislar al paciente del entorno para trasladar enfermos de COVID-19 con total seguridad, minimizando uno de los peores riesgos: que se contagie el personal de salud.

Te puede interesar...

Luis Pulenta, bioingeniero de 41 años, es el coordinador del Servicio de Ingeniería Clínica del Hospital Rawson de San Juan, que hizo el desarrolló de ARCA junto a 18 bioingenieros y técnicos, y aseguró: “En realidad es una cápsula de bioseguridad que va apoyada sobre una camilla. Es importante decir esto para nosotros, porque si fuese una camilla habría que registrarla en el ANMAT. En cambio, una cápsula no lo requiere. Es para la bioseguridad del personal de salud, no es un tratamiento o un diagnóstico para el paciente. No se incluir dentro del nomenclador de equipos médicos".

0102.png

En una entrevista con Infobae, Pulenta dejó en claro que "esta cápsula no le cambia mucho al paciente" y explicó: "Lo que se intenta es mitigar es el riesgo por el contagio intrahospitalario, del que hay un índice muy alto".

"El aire que ingresa a la cápsula al salir del habitáculo lo hace filtrado a través de un filtro viral-bacteriano. Tiene una cantidad de 20 renovaciones de aire por hora, las necesarias para este tipo de dispositivo. Y otra característica importante es que posee ingresos laterales, no sólo para que los pacientes entren en la camilla, sino para hacer procedimientos", describió el bioingeniero.

A su vez, puntualizó las ventajas: "Podés pasar al paciente de una cama de cirugía o de internación a una camilla de forma lateral", y agregó: "Comparado el precio de un habitáculo similar, que hay que importar, sale menos de la tercera parte. Nosotros no pensamos en venderlas, pero con todo saldría unos 100 mil pesos. Y las de afuera están alrededor de 300 mil pesos".

Luis Pulenta aseguró que "ya tiene 15 pedidos para Salud Pública de San Juan" y el tiempo estimado de entrega será dos meses. Está por analizarse si el Nación pide su producción a gran escala.

LEÉ MÁS

Anses continúa con la atención virtual sin abrir al público

Le negaron la ILE a una nena violada en Santiago del Estero

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído