Centenario: voluntarios atienden a los 45 perros del jubilado fallecido

El hombre que los cuidaba se murió. Ahora necesitan darlos en adopción.

Por Sofía Sandoval - ssandoval@lmneuquen.com.ar

El amor que Roberto Paseros sentía por los perros era tan grande que ya se había ganado cierta fama en Centenario, y muchos vecinos le llevaban animales abandonados para que él los refugiara en su casa del Casco Viejo.

Te puede interesar...

Tras su muerte, hace dos semanas, un grupo de proteccionistas se ocupó de alimentar y dar en adopción a los 45 canes que albergaba en su domicilio.

“Nos dividimos en grupos para atenderlos, limpiar y darles de comer”, explicó Marcela Quiroga, una de las proteccionistas que tomó la posta del trabajo solidario de Roberto. “En la casa quedó su esposa, pero es una mujer mayor que no puede manejar sola a tantos animales”, aclaró.

Centenario--Perros-en-adopcion--jubilado-página-6-2.jpg

Marcela conocía a Roberto porque ambos compartían el amor hacia las mascotas. “Se hizo bastante conocido en Centenario y mucha gente se acercaba a dejarle perros”, dijo la mujer y aclaró que, como suele ocurrir, las adopciones no marchaban al ritmo del ingreso de nuevos animales, por lo que el jubilado llegó a tener 45 canes al momento de su muerte, un número ya difícil de manejar.

Los perros aún estaban en proceso de socialización y, al perder a su referente, los problemas no tardaron en llegar. Los más agresivos comenzaron a pelear entre ellos y se provocaron heridas fatales. “Desde la muerte de Roberto, cuatro perros se mataron entre ellos”, lamentó Marcela, y aclaró que esa situación los obligó a separar a los más problemáticos.

Destino

En los últimos quince días, cinco perros fueron dados en adopción y otros se repartieron en distintos hogares que los recibieron en tránsito. Sin embargo, tanto ellos como los 20 animales que permanecen en la casa de Roberto siguen a la espera de una familia que los reciba y cambie su situación de vida.

Centenario--Perros-en-adopcion--jubilado-página-6.jpg

“Son todos perros medianos y de un año o más edad; no hay cachorros muy pequeños”, indicó Marcela.

Comentó que la ventaja de adoptar un animal crecido es que se evitan los riesgos que aparecen ante la falta de las primeras vacunas. De los animales disponibles, todos están sanos y muchos fueron castrados a partir de la iniciativa de los proteccionistas, que quieren entregarlos esterilizados.

Unos doce voluntarios se dividen en grupos para visitar la casa del Casco Viejo a diario y llevar alimento o limpiar el gran patio en donde se alojan estas mascotas. El trabajo es intenso y necesario. “Ayudamos a la señora y recibimos también el apoyo de la comunidad, que nos llevan bolsas de alimento”, afirmó la proteccionista.

Recuadro-perros-jubilado-página-6.jpg
Centenario--Perros-en-adopcion--jubilado-página-6-4.jpg

LEÉ MÁS

Buscan ayuda para adoptar una jauría de jubilado fallecido

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario

Lo Más Leído