Chocolate: el acusado de despellejar al cachorro insistió en su inocencia

Comenzó el juicio al peluquero sospechado de haber provocado las brutales lesiones que desencadenaron en la muerte del perrito cordobés.

Arrancó el juicio al acusado de despellejar vivo a Chocolate, el perrito de tres meses que murió después de varios días de agonía y cuyo caso impactó a nivel nacional generó diferentes marchas en defensa de los animales en todo el país.

El peluquero Germán Gómez negó su participación en el hecho y ratificó su inocencia. El hombre de 37 años está imputado por violación de domicilio y maltrato animal.

La principal hipótesis, basada en declaraciones de testigos, es que los ladridos de Chocolate alteraron al peluquero, quien habría traspasado la tapia de la vivienda lindera a su domicilio y mutilado al cachorro. Se baraja la posibilidad de que cuando el perro empezó a llorar, Gómez comenzó a cortar el césped para "ocultar con el ruido de la cortadora los gritos de dolor del animal" cuando lo atacaba.

Chocolate fue encontrado el 2 de enero en un patio lindante a la casa de Gómez, ubicado en el barrio La Milka. El can tenía heridas cortantes y una importante porción de su cuerpo despellejado. Además, le faltaba parte de una oreja. Pese al esfuerzo de los veterinarios, murió después de agonizar durante 7 días.

En los allanamientos ordenados por la fiscalía se secuestraron la bordeadora del peluqiero, una navaja y medicamentos psiquiátricos. Gómez estuvo 22 días detenido.

En la primera audiencia el peluquero cuestionó la conducta de la Policía y dijo que quisieron hacerle firmar una declaración falsa.

chocolate.jpg

"Ese día (2 de enero) como a las 18 salí a cortar el césped en la parte del frente - con una bordeadora que describe como chica y vieja -, en mi departamento. Corté las rosas y después me metí adentro, al tener la peluquería, los lunes siempre me dedicaba a cortarlo", declaró Gómez.

El imputado aseguró no vio al perro y que ni siquiera lo sintió llorar, aunque sí notó la presencia de la perra del departamento del frente al suyo.

Agregó que enteró "por trascendidos" entre los vecinos sobre el hallazgo de Chocolate y que, después un oficial policial e presentó en su casa buscando pistas del posible autor de la agresión al perro.

Su abogado, Sergio Corón Montiel, aseguró que en la instrucción de la causa hubo "una clara negligencia" al cremar el cuerpo del animal, lo que impidió la toma de muestras. Hoy reclamó que no se tomaran en cuenta los estudios del cuerpo porque ellos no tuvieron peritos, pero el tribunal rechazó la posición.

La defensa de Gómez pedirá que la pena se cumpla bajo la modalidad de probation, mientras que la querella reclamará la prisión efectiva.

chocolate-3.jpg

Las frases de Gómez

"Nunca escuché llorar a los cachorros. La perra siempre la tuvieron en el frente, nunca en el patio. Es más, antes vivía una pareja y tenían dos caniches, que se escuchaban en todo momento".

"Las amenazas siguen, pero bueno, son gente loca. Ellos son los locos que dicen que yo soy un psicópata, ellos son los locos, porque con las barbaridades que ponen no es de una persona normal".

"Mi abuela también recibió amenazas e insultos, diciéndole que era una vieja asesina, a mi mamá también. A toda mi familia la trataron de asesina".

"Tengo cuatro perros, en ese momento tenía dos y ahora tengo cuatro porque tuvieron cría. Ellos saben muy bien que es impensando que yo hubiera hecho algo así".

"Me señalaron a mí porque pasó en ese lugar, cerca. Primero le echaron la culpa a otro que no vivía en ese barrio ni cerca".

"Estuve bien, tranquilo porque yo dije la verdad en todo momento y voy a seguir con mi verdad y esto se verá. Tengo la conciencia más que tranquila, a ver cómo duermen ellos".

"Para mí eso no pasó ahí adentro, pasó en la calle porque en ningún momento se escucharon los perros. El luminol dio negativo tanto en el patio de ellos como en el mío. Si realmente hubiera quedado en el patio de ellos, ahí tendría que haber dado positivo".

"El tapial tendrá como dos metros. Había un sillón que estaba desde que yo me fui a vivir, no lo puse en ese momento. Si yo hubiese saltado para el otro lado, ¿después cómo vuelvo a saltar?".

"No sabía de los cachorritos, de la perra que estaba en el frente sí".

"Nunca dejé de trabajar en mi peluquería, tengo más clientas que antes todavía. Las clientas que me siguieron siempre me traen más clientes, que confían en mí plenamente".

"Lo primero que hizo el policía Lencina cuando fue a mi casa por primera vez fue preguntarme cosas sobre mi vida privada, y recién después me pregunta si sabía lo que había pasado. Le contesté que había visto algo en el Facebook de mi hermana, pero que no sabía bien".

"¿Por qué se cremó el perro? ¿por qué permitieron eso? Ahora dicen que no da lugar, ¿cómo no va a dar lugar si es la única prueba que había? Si el perro no se hubiese cremado se hubiese sabido de qué se murió, cómo lo despellejaron, a qué hora y todo".

LEÉ MÁS

Empieza el juicio al acusado de despellejar vivo a Chocolate

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario



Lo Más Leído